• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

Roque Dalton

 

   Nació en San Salvador, en 1935. Fue asesinado en 1975, en su país. El procurador de Derechos Humanos, David Morales, dijo a comienzos de julio que el Estado salvadoreño no hizo lo necesario por establecer la verdad histórica sobre el crimen y en sancionar a los responsables.

 

   El amor

 

El amor es la otra patria

la primera

no la de que me ufano

la que sufro.

 

 

   Desnuda

 

Amo tu desnudez

porque desnuda me bebes con los poros,

como hace el agua cuando entre tus paredes me

    sumerjo.

 

Tu desnudez derriba con su calor los límites,

me abre todas las puertas que te adivine,

me toma de la mano como un niño perdido

que en ti dejara quietas su edad y sus preguntas.

 

Tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo

pasa a ser mi universo, el credo que me nutre;

la aromática lámpara que alzo estando ciego

cuando junto a las sombras los deseos me ladran.

 

Cuando tu me desnudas con los ojos cerrados

cabes en una copa vecina de mi lengua,

cabes entre mis manos como el pan necesario,

cabes bajo mi cuerpo más cabal que su sombra.

 

El día en que te mueras te enterraré desnuda

para que limpio sea su reparto en la tierra,

para poder besarte la piel en los caminos,

trenzarte en cada río los cabellos dispersos.

 

El día en que te mueras te enterraré desnuda,

como cuando naciste de nuevo entre mis piernas.

 

 

   Como tu

 

Yo, como tú,

amo el amor, la vida, el dulce encanto

de las cosas, el paisaje

celeste de los días de enero.

 

También mi sangre bulle

y río por los ojos

que han conocido el brote de las lágrimas.

Creo que el mundo es bello,

que la poesía es como el pan, de todos.

 

Y que mis venas no terminan en mí

sino en la sangre unánime

de los que luchan por la vida,

el amor,

las cosas,

el paisaje y el pan

la poesía de todos.

 

   (Este poema circuló clandestinamente en El Salvador, con el seudónimo de Timoteo Lue).

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.