• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Roque Dalton

 

   Nació en San Salvador, en 1935. Fue asesinado en 1975, en su país. El procurador de Derechos Humanos, David Morales, dijo a comienzos de julio que el Estado salvadoreño no hizo lo necesario por establecer la verdad histórica sobre el crimen y en sancionar a los responsables.

 

   El amor

 

El amor es la otra patria

la primera

no la de que me ufano

la que sufro.

 

 

   Desnuda

 

Amo tu desnudez

porque desnuda me bebes con los poros,

como hace el agua cuando entre tus paredes me

    sumerjo.

 

Tu desnudez derriba con su calor los límites,

me abre todas las puertas que te adivine,

me toma de la mano como un niño perdido

que en ti dejara quietas su edad y sus preguntas.

 

Tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo

pasa a ser mi universo, el credo que me nutre;

la aromática lámpara que alzo estando ciego

cuando junto a las sombras los deseos me ladran.

 

Cuando tu me desnudas con los ojos cerrados

cabes en una copa vecina de mi lengua,

cabes entre mis manos como el pan necesario,

cabes bajo mi cuerpo más cabal que su sombra.

 

El día en que te mueras te enterraré desnuda

para que limpio sea su reparto en la tierra,

para poder besarte la piel en los caminos,

trenzarte en cada río los cabellos dispersos.

 

El día en que te mueras te enterraré desnuda,

como cuando naciste de nuevo entre mis piernas.

 

 

   Como tu

 

Yo, como tú,

amo el amor, la vida, el dulce encanto

de las cosas, el paisaje

celeste de los días de enero.

 

También mi sangre bulle

y río por los ojos

que han conocido el brote de las lágrimas.

Creo que el mundo es bello,

que la poesía es como el pan, de todos.

 

Y que mis venas no terminan en mí

sino en la sangre unánime

de los que luchan por la vida,

el amor,

las cosas,

el paisaje y el pan

la poesía de todos.

 

   (Este poema circuló clandestinamente en El Salvador, con el seudónimo de Timoteo Lue).

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.