• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Carlos Barbarito

   Nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1955. Lleva publicados más de veinte libros de poesía. Los poemas que siguen pertenecen a “Falla en el instante puro”, publicado por Botella al Mar, y presentado en Buenos Aires el viernes 13 de mayo de 2016.

 

 

   ¿Por qué, a veces, la palabra…?

    1

 

¿Por qué, a veces, la palabra,

 que, antes de salir al aire,

 tiene carne de recién nacido,

al contacto con el aire, se petrifica ?

 

 

¿Quién conjuga el verbo, partido..?

                              A Eugenia Bekeris

 

 ¿Quién conjuga el verbo, partido

 el lápiz en la punta, la lengua herida

 en el profundo tendón que la sostiene?

 ¿Quién mezcla tierra y agua

 con el deseo de que del barro

 y sólo del barro surjan moscas, caracoles?

 ¿Quién edifica su casa

 en el sonido de un martillazo, de una campanada?

 ¿Quién se aligera de todo peso y levita?

 ¿Quién regresa de la peste del manzano,

 de una súbita contracción

 en el tejido de lo inmediato,

 de la visión que, de pronto y sin motivo,

 exige hilos rotos, un ademán de verdugo,

 techumbre sobre el jardín,

 breve sinfonía de gorgojos?

 

 

   La tinta desconsuela y nadie llama a la puerta…

 

La tinta desconsuela y nadie llama a la puerta.

 La luz proviene de la lámpara

 y no desde el oro de las hojas

 que pisé en la breve mañana de la inocencia.

 Hoy la muerte juega con mis cosas,

 entre los lentos y mansos animales

 que mascan hierba dura y no entienden.

 Hoy la vida avanza en la lluvia, y no me lleva,

 tropieza, cae y se levanta, y no me lleva,

en el barro encuentra claridad,

en el agua de los charcos se sacia, y no me lleva

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.