• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Carlos Barbarito

   Nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1955. Lleva publicados más de veinte libros de poesía. Los poemas que siguen pertenecen a “Falla en el instante puro”, publicado por Botella al Mar, y presentado en Buenos Aires el viernes 13 de mayo de 2016.

 

 

   ¿Por qué, a veces, la palabra…?

    1

 

¿Por qué, a veces, la palabra,

 que, antes de salir al aire,

 tiene carne de recién nacido,

al contacto con el aire, se petrifica ?

 

 

¿Quién conjuga el verbo, partido..?

                              A Eugenia Bekeris

 

 ¿Quién conjuga el verbo, partido

 el lápiz en la punta, la lengua herida

 en el profundo tendón que la sostiene?

 ¿Quién mezcla tierra y agua

 con el deseo de que del barro

 y sólo del barro surjan moscas, caracoles?

 ¿Quién edifica su casa

 en el sonido de un martillazo, de una campanada?

 ¿Quién se aligera de todo peso y levita?

 ¿Quién regresa de la peste del manzano,

 de una súbita contracción

 en el tejido de lo inmediato,

 de la visión que, de pronto y sin motivo,

 exige hilos rotos, un ademán de verdugo,

 techumbre sobre el jardín,

 breve sinfonía de gorgojos?

 

 

   La tinta desconsuela y nadie llama a la puerta…

 

La tinta desconsuela y nadie llama a la puerta.

 La luz proviene de la lámpara

 y no desde el oro de las hojas

 que pisé en la breve mañana de la inocencia.

 Hoy la muerte juega con mis cosas,

 entre los lentos y mansos animales

 que mascan hierba dura y no entienden.

 Hoy la vida avanza en la lluvia, y no me lleva,

 tropieza, cae y se levanta, y no me lleva,

en el barro encuentra claridad,

en el agua de los charcos se sacia, y no me lleva

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.