• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Carlos Barbarito

   Nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1955. Lleva publicados más de veinte libros de poesía. Los poemas que siguen pertenecen a “Falla en el instante puro”, publicado por Botella al Mar, y presentado en Buenos Aires el viernes 13 de mayo de 2016.

 

 

   ¿Por qué, a veces, la palabra…?

    1

 

¿Por qué, a veces, la palabra,

 que, antes de salir al aire,

 tiene carne de recién nacido,

al contacto con el aire, se petrifica ?

 

 

¿Quién conjuga el verbo, partido..?

                              A Eugenia Bekeris

 

 ¿Quién conjuga el verbo, partido

 el lápiz en la punta, la lengua herida

 en el profundo tendón que la sostiene?

 ¿Quién mezcla tierra y agua

 con el deseo de que del barro

 y sólo del barro surjan moscas, caracoles?

 ¿Quién edifica su casa

 en el sonido de un martillazo, de una campanada?

 ¿Quién se aligera de todo peso y levita?

 ¿Quién regresa de la peste del manzano,

 de una súbita contracción

 en el tejido de lo inmediato,

 de la visión que, de pronto y sin motivo,

 exige hilos rotos, un ademán de verdugo,

 techumbre sobre el jardín,

 breve sinfonía de gorgojos?

 

 

   La tinta desconsuela y nadie llama a la puerta…

 

La tinta desconsuela y nadie llama a la puerta.

 La luz proviene de la lámpara

 y no desde el oro de las hojas

 que pisé en la breve mañana de la inocencia.

 Hoy la muerte juega con mis cosas,

 entre los lentos y mansos animales

 que mascan hierba dura y no entienden.

 Hoy la vida avanza en la lluvia, y no me lleva,

 tropieza, cae y se levanta, y no me lleva,

en el barro encuentra claridad,

en el agua de los charcos se sacia, y no me lleva

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.