• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

8 de Marzo: Ana María Martínez Sagi (España)

Nació en Barcelona, en 1907. Además de poeta, fue sindicalista, militante por la República, deportista y periodista. Desafió múltiples convenciones de su época, como sus entrevistas fuera de molde y el haber escalado a la dirección del club Barcelona en un contorno dominado por el machismo. Activista por los derechos de las mujeres, trabajó por el voto femenino. Al concluir la Guerra Civil Española se exilió en Francia, donde colaboró con la Resistencia. Pasó después a Estados Unidos y regresó a España tras la muerte del dictador Francisco Franco. Murió en 2000. Publicamos este poema en el marco de la serie por el 8 de Marzo, por la que invitamos a hacer propuestas de autores a nuestros lectores, a través de internet. Martínez Sagi fue propuesta por quien en Twitter se identifica como @rsolev

 

   El deseo

 

Noche

de insomnio negro.

 

Sobre un talud de cardos

crispada me recuesto.

En cada pliegue blando

recóndito del lecho:

una espina de miel

un cuchillo de fuego.

 

Incrustrado

a mi cuerpo

tentáculo feroz

y agresivo: el deseo.

 

Gritos broncos derriban

murallas de silencio.

Sofocante me absorbe,

la boca que no tengo.

Mordaza de mi mutismo.

Pantera de mi desierto.

Hoguera de mi penumbra.

Abismo de mi tormento.

En un rojo

revuelo

de combates

sin freno

abierta

desmembrada

me consumo y me pierdo.

En la noche demente

resucitada muero:

con la boca quemada

con los flancos ardiendo.

 

Lívida madrugada

cortará el aire denso.

 

Y el rostro que persigo

morirá en el espejo.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.