• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

8 de Marzo: Nuria Navarro (España)

  Poema enviado por Nuria Navarro, de Barcelona, España. Esta publicación se inscribe en la serie por el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. La poeta publica textos en el espacio hilosfinitos.wordpress.com, y está presente en Twitter, en la cuenta @nurianc.

 

  Entregada

 

El sol aún duerme,

para ti poso pies en la tierra,

ojos abiertos de no dormir,

te recreaba,

mejor, me recreaba en ti,

no duelen,

solo soy piel,

tacto que amanece para ser entregado,

me regalo para darme,

rojo labios, ojos proverbiando boca,

no sé si serán besos,

será cuerpo entregado, postrado para ser,

indefenso a los juegos a los que tu existir me arroja,

poros se erizan al ver tu mirada,

sueve roce de labios que suplican más,

tacto, tacto, tacto que de tocar se grita la mañana,

dolor de no saber más que querer ser penitente,

de mis pecados abjuro en la penitencia de tu vara,

en el aire se entrega el sonido de una mañana dolorosa,

silencios y gemidos en un dueto de locura danzan en un cuerpo que purga su delito,

desobediencia, pecado, trampa, castigo, sueño, boca, labios esquivos...

y la belleza de la entrega absoluta bate sus alas sobre mí,

reencarnada de demonios quemo en un infierno conjurado,

respiro dos bocanadas de aire antes de la sonata final,

amarrada, exhausta de sentidos rezo la oración de tu cuerpo,

por fin mi boca se posa para entregarte mi culpa esperando el perdón,

y me venzo, reina derrotada sin caballos ni estribos,

ganada de espada, metal resonando tararea una mañana con sabor a humo,

el de tu boca en mi boca que se encarama al aire pidiendo más,

de nuevo, rey victorioso me miras y en ti me recojo,

ovillo de deseo que implora una caricia más.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.