• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

8 de Marzo: Nuria Navarro (España)

  Poema enviado por Nuria Navarro, de Barcelona, España. Esta publicación se inscribe en la serie por el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. La poeta publica textos en el espacio hilosfinitos.wordpress.com, y está presente en Twitter, en la cuenta @nurianc.

 

  Entregada

 

El sol aún duerme,

para ti poso pies en la tierra,

ojos abiertos de no dormir,

te recreaba,

mejor, me recreaba en ti,

no duelen,

solo soy piel,

tacto que amanece para ser entregado,

me regalo para darme,

rojo labios, ojos proverbiando boca,

no sé si serán besos,

será cuerpo entregado, postrado para ser,

indefenso a los juegos a los que tu existir me arroja,

poros se erizan al ver tu mirada,

sueve roce de labios que suplican más,

tacto, tacto, tacto que de tocar se grita la mañana,

dolor de no saber más que querer ser penitente,

de mis pecados abjuro en la penitencia de tu vara,

en el aire se entrega el sonido de una mañana dolorosa,

silencios y gemidos en un dueto de locura danzan en un cuerpo que purga su delito,

desobediencia, pecado, trampa, castigo, sueño, boca, labios esquivos...

y la belleza de la entrega absoluta bate sus alas sobre mí,

reencarnada de demonios quemo en un infierno conjurado,

respiro dos bocanadas de aire antes de la sonata final,

amarrada, exhausta de sentidos rezo la oración de tu cuerpo,

por fin mi boca se posa para entregarte mi culpa esperando el perdón,

y me venzo, reina derrotada sin caballos ni estribos,

ganada de espada, metal resonando tararea una mañana con sabor a humo,

el de tu boca en mi boca que se encarama al aire pidiendo más,

de nuevo, rey victorioso me miras y en ti me recojo,

ovillo de deseo que implora una caricia más.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.