• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

8 de Marzo: Nuria Navarro (España)

  Poema enviado por Nuria Navarro, de Barcelona, España. Esta publicación se inscribe en la serie por el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. La poeta publica textos en el espacio hilosfinitos.wordpress.com, y está presente en Twitter, en la cuenta @nurianc.

 

  Entregada

 

El sol aún duerme,

para ti poso pies en la tierra,

ojos abiertos de no dormir,

te recreaba,

mejor, me recreaba en ti,

no duelen,

solo soy piel,

tacto que amanece para ser entregado,

me regalo para darme,

rojo labios, ojos proverbiando boca,

no sé si serán besos,

será cuerpo entregado, postrado para ser,

indefenso a los juegos a los que tu existir me arroja,

poros se erizan al ver tu mirada,

sueve roce de labios que suplican más,

tacto, tacto, tacto que de tocar se grita la mañana,

dolor de no saber más que querer ser penitente,

de mis pecados abjuro en la penitencia de tu vara,

en el aire se entrega el sonido de una mañana dolorosa,

silencios y gemidos en un dueto de locura danzan en un cuerpo que purga su delito,

desobediencia, pecado, trampa, castigo, sueño, boca, labios esquivos...

y la belleza de la entrega absoluta bate sus alas sobre mí,

reencarnada de demonios quemo en un infierno conjurado,

respiro dos bocanadas de aire antes de la sonata final,

amarrada, exhausta de sentidos rezo la oración de tu cuerpo,

por fin mi boca se posa para entregarte mi culpa esperando el perdón,

y me venzo, reina derrotada sin caballos ni estribos,

ganada de espada, metal resonando tararea una mañana con sabor a humo,

el de tu boca en mi boca que se encarama al aire pidiendo más,

de nuevo, rey victorioso me miras y en ti me recojo,

ovillo de deseo que implora una caricia más.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.