• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Juan Carlos Mestre

 

   Nació en Villafranca de Bierzo, León, España, en 1957. Es uno de los poetas de su país invitado al Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua, en febrero de 2016. Es también artista visual.

 

   Poema del lejano

 

El que desterrado por la pobreza

vive sin corazón en lo lejano,

y a nada atiende como suyo

y es lóbrego y cansado bajo el cielo.

El que sale vencido de su casa

y lo arrastra la gente en su murmullo

y transcurre vacío por la calle

y se sienta delante de una máquina.

El doloroso de razón frente a la vida

que muere en la esperanza y no regresa.

A este que nadie ha despedido

y toma el tren un día hacia la aurora.

Nadie lo sabrá, su historia es triste

como un mar que nadie ha descubierto.

No ha querido mirar la primavera,

trabaja por volver, brotar un día

como el árbol florecido que en su huerto

daba sombra y destino a la mañana.

Pensaréis que el cielo habrá de perdonarlo,

pensaréis que el amor,

ciudad y pájaros y torres

sonará de nuevo campanas en sus ojos.

Pero él, que perdido en lo lejano

fue escombro de alameda, ha muerto.

No lo lloréis,

junto a aquel leño oscuro

brotaba un manantial honrado.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.