• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Balam Rodrigo

 

   Nació en en Villa de Comaltitlán, Chiapas, el 11 de octubre de 1974.

 

   Job padece gastritis o doble epifanía

   por un plato de mole

 

                                                              Llorar la digestión…

                                                                                         Oliverio Girondo

 

 

 

En el dolor, duele hasta la luz:

 

He leído, Dios, la dulce llaga de tu ira

el díptico amargo de tu sílaba

reescrita con mole en mis entrañas.

 

He leído, sí, tu luz, tu ácido punzón

que labra en mi carne la impura cifra

de mi breve sino, el signo terco del glotón.

 

Caigo dentro del corazón del plato

ahogado en luz.

 

Ah, bilis de mi larva oscura

el pájaro de amargo canto que silba

en la mi tripa bebe tus cántaros de pus:

 

La hiel de tu mercurio negro fatiga

el aire en mis riñones

cava señales de alquitrán

y anuda fuegos de hulla

en mis cansados intestinos.

 

He leído, Dios, la dulce llaga de tu ira

el díptico amargo de tu sílaba

que muerde ¿para siempre?

mis tripas, mis entrañas.

 

(Las mismas vísceras que anhelan

a pesar de los prazoles y el ardor

su enésima ración de mole

su masoquista pasión por el dolor).

 

 

   Esquirlas

 

Varado el corazón entre la niebla

arrastra el hombre su muerta y esquirlada sombra.

 

Pétrea opacidad de ángeles le tañe

—fiel tañido— los moros, los ebúrneos labios.

 

Piernas lleva sobre hombros:

 

Ensueña y no camina, late.

 

¿Acaso no otra soledad más grande

que la de sombrada bestia nos espera?

 

Sueña entre la niebla y no camina:

 

Posregresa.

 

¿Varados latidos le yerguen y pernoctan?

 

Hundes la mano en esta página

y azabachadas saltan sus esquirlas.

 

Trina® o murmura®

zurda sombra que latida, es:

 

Reptante y nocticida, solo animal

de ciego andar muy mudo:

 

Vera solitud de pájaro cardígrado.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.