• @nimarlu
    De tristezas que no dejan costura por reventar y de otros amores impensables
  • @L0laM0ra
    Suelen anidar las ilusiones en la tímida noche buscando la última estrella
  • @monarcamanni
    Lo que nos rompa primero: el olvido o una canción
  • @Anadimeana
    Algunos inundan puentes y ventanas, otros llueven estrellas: cada palabra con su mano vuela
  • @xhuvia922
    Las esponjas del mar borran el horizonte
  • @nancyeldarjani
    El tiempo es un olor cuando llueve
  • @DeNegraTinta
    También te quiero a deshoras
  • @DLobosyQuimeras
    Barcos de papel en dique seco
  • @LaPetit10
    Yo ya no quiero sueños intocables
  • @BlueDement_
    El día que te conozcas, vas a enamorarte de mi
  • @RecMaria
    El tiempo matará lo que no defiendas
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño

Balam Rodrigo

 

   Nació en en Villa de Comaltitlán, Chiapas, el 11 de octubre de 1974.

 

   Job padece gastritis o doble epifanía

   por un plato de mole

 

                                                              Llorar la digestión…

                                                                                         Oliverio Girondo

 

 

 

En el dolor, duele hasta la luz:

 

He leído, Dios, la dulce llaga de tu ira

el díptico amargo de tu sílaba

reescrita con mole en mis entrañas.

 

He leído, sí, tu luz, tu ácido punzón

que labra en mi carne la impura cifra

de mi breve sino, el signo terco del glotón.

 

Caigo dentro del corazón del plato

ahogado en luz.

 

Ah, bilis de mi larva oscura

el pájaro de amargo canto que silba

en la mi tripa bebe tus cántaros de pus:

 

La hiel de tu mercurio negro fatiga

el aire en mis riñones

cava señales de alquitrán

y anuda fuegos de hulla

en mis cansados intestinos.

 

He leído, Dios, la dulce llaga de tu ira

el díptico amargo de tu sílaba

que muerde ¿para siempre?

mis tripas, mis entrañas.

 

(Las mismas vísceras que anhelan

a pesar de los prazoles y el ardor

su enésima ración de mole

su masoquista pasión por el dolor).

 

 

   Esquirlas

 

Varado el corazón entre la niebla

arrastra el hombre su muerta y esquirlada sombra.

 

Pétrea opacidad de ángeles le tañe

—fiel tañido— los moros, los ebúrneos labios.

 

Piernas lleva sobre hombros:

 

Ensueña y no camina, late.

 

¿Acaso no otra soledad más grande

que la de sombrada bestia nos espera?

 

Sueña entre la niebla y no camina:

 

Posregresa.

 

¿Varados latidos le yerguen y pernoctan?

 

Hundes la mano en esta página

y azabachadas saltan sus esquirlas.

 

Trina® o murmura®

zurda sombra que latida, es:

 

Reptante y nocticida, solo animal

de ciego andar muy mudo:

 

Vera solitud de pájaro cardígrado.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.