• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Constantino Cavafis

 

   Nació en 1863 en Alejandría, donde murió en 1933. Publicó, en vida, unos pocos textos en hojas artesanales, hasta que recién dos años después de su muerte sus amigos editaron alrededor de 150 textos. En España, la editorial Pre-Textos anunció en noviembre de 2015 la publicación de “Obra Completa”.

 

 

   Cuando puedas

 

Si no puedes hacer de tu vida lo que quieres,

trata al menos cuanto puedas

de esto: no la envilezcas

en el trato excesivo con el mundo,

con excesivos movimientos y palabras.

 

No la envilezcas llevándola

y trayéndola, exponiéndola a menudo

a la estupidez cotidiana

de las relaciones y las compañías,

hasta convertirla en una extraña carga.

 

 

   Vuelve

 

Vuelve siempre y tómame,

sensación amada, vuelve y tómame-

cuando despierta la memoria del cuerpo

y un viejo deseo para nuevamente por la sangre;

cuando los labios y la piel recuerdan

y las manos sienten que tocan otra vez.

 

Vuelve siempre y tómame en la noche,

cuando los labios y la piel recuerdan…

 

 

   Fui

 

No me até. Me liberé completamente y fui.

Hacia placeres mitad reales,

mitad producto de mi imaginación,

fui a través de la noche iluminada.

Y bebí vinos fuertes, como

los que beben los valientes de la voluptuosidad.

 

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.