• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Carlos Germán Belli

 

   Nació en Lima, el 15 de septiembre de 1927.En mayo se publicó en España "Estos que son aquí. Antología". En ese país recibió homenajes y realizó lecturas.

 

 

   En alabanza de Lastra y Lihn

 

Aquí la concisión de Pedro Lastra,

aquí de Enrique Lihn la gran facundia,

en uno y otro punto del espacio

de la página blanca ambos presentes

como señal de su naturaleza

tan distinta en el uso de la pluma,

aunque igual los dos van mostrando

todo lo mejor de sus respectivas almas,

en palabras sonoras castellanas

y a lo largo de nuestro siglo XX.

Porque ellos saben cómo al fin

vencer el olvido que por delante asedia:

que vuestra concisión, querido Pedro,

resulta cosa refinada y sabia,

en tanto que es el propio hervor

vital esa facundia vuestra, Enrique,

amigo recordado por siempre entre nosotros.

Y elocuente y lacónico uno y otro,

aquí en letras de molde quedarán

ambos grandes de acuerdo a su manera.

 

 

   Poema

 

Nuestro amor no está en nuestros respectivos

y castos genitales, nuestro amor

tampoco en nuestra boca, ni en las manos:

todo nuestro amor guárdase en un pálpito

bajo la sangre pura de los ojos.

Mi amor, tu amor esperan que la muerte

se robe los huesos, el diente y la uña,

esperan que en el valle solamente

tus ojos y mis ojos queden juntos,

mirándose ya fuera de sus órbitas,

más bien como dos astros, como uno.

 

 

   Ha llegado el domingo

 

     Ha llegado el domingo

y procedo a desollarme como a un oso:

me desenfundo

y exprimo el sucio overol que cubre mi sangre

 

     Caen entonces al fondo de la tina

goterones de sudor frío

pelos erizados

poros entreabiertos por el miedo

 

     Y de inmediato un verde césped reemplaza

                                 / mi antigua piel

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.