• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Marialuz Albuja

 

   Nació en Quito, en 1972. Publicó "Las naranjas y el mar", en 1997; "Llevo de la luna un rayo", en 1999; y "Paisaje de sal", en 2003. Versos suyos fueron integrados a varias antologías. A comienzos de 2015, en su país la colección 2 Alas publicó su obra "El último  peldaño", junto a "La canción de la sopa", del boliviano Gabriel Chávez Casazola (http://www.lapoesiaalcanza.com.ar/index.php/noticias/1620-la-coleccion-2-alas-de-ecuador-reune-a-albuja-y-chavez-casazola).

 

Les temo a las palabras porque no me sirven

porque ignoro de sus intenciones lo voraz

lo prematuro.

Porque me niego a suplicarles

y soy, sin embargo, la esclava que les besa las sandalias.

 

Le temo a la llegada del poema

porque viene rodeado de ausencia

porque sus bordes quebradizos amenazan con desaparecer entre mis manos

porque si lo miro a la cara se deshoja.

 

¿Qué hiciste, madre, para llenarme de palabras?

¿Por qué ya no es posible el silencio?

 

Le temo al cuerpo que no entiende lo que digo.

A su lenguaje atroz le tengo miedo.

A la amenaza persistente de una muerte que no me abandona:

pájaro revoloteando alrededor de las naranjas de la carne

hermosa golondrina que endulzará su lengua con mi néctar.

 

Mi cuerpo se parece al tuyo, madre.

Pero siempre seré hija para ti.

La hija mayor.

Primera en desgarrarte

y en dejarte

nido abandonado a medianoche

descanso en el enorme graderío que no termina

que no calla

que no escribo.

 

 

Le temo al final del poema

a la súbita desdicha en sus ojos

a los vacíos que lo perforan como balas atravesadas en un tronco a punto de caer

a las imágenes mudas que aprietan su cuello

y pululan en mi entorno que no logra desprenderse de ellas.

 

Le temo, madre, a tu angustia

y a las palabras que me enseñaste

porque no son las que quiero.  

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.