• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Fernando Pinto do Amaral

 

   Nació en Lisboa, en 1960. El poema que sigue fue tomado de “La luz de la madrugada”, Ediciones sequitur, Madrid, 2010.

 

   Poesía

 

Cuando ya no hay nada

absolutamente nada que decir

y cada día te parece sólo

una larga e inútil secuencia

de veinticuatro horas vacías;

 

cuando una hoja de papel

es un desierto blanco ya sin rostro,

un firmamento sin constelaciones,

una página desnuda, una página

muda,

hay dos rápidos ojos que te hablan

desde siempre de la tierra prometida.

 

¿Consigues fijarlos? ¿No les tienes miedo?

Mira cómo arde de repente su hielo

en el fondo de las pupilas

y no dudes – roba ese vértigo

a la madrugada de Jerusalén

porque hay veces que no hay otra salida

para algunas palabras que aún pueden

ser un arco            una flecha

cerca del hito que nadie conoce.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.