• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Fernando Pinto do Amaral

 

   Nació en Lisboa, en 1960. El poema que sigue fue tomado de “La luz de la madrugada”, Ediciones sequitur, Madrid, 2010.

 

   Poesía

 

Cuando ya no hay nada

absolutamente nada que decir

y cada día te parece sólo

una larga e inútil secuencia

de veinticuatro horas vacías;

 

cuando una hoja de papel

es un desierto blanco ya sin rostro,

un firmamento sin constelaciones,

una página desnuda, una página

muda,

hay dos rápidos ojos que te hablan

desde siempre de la tierra prometida.

 

¿Consigues fijarlos? ¿No les tienes miedo?

Mira cómo arde de repente su hielo

en el fondo de las pupilas

y no dudes – roba ese vértigo

a la madrugada de Jerusalén

porque hay veces que no hay otra salida

para algunas palabras que aún pueden

ser un arco            una flecha

cerca del hito que nadie conoce.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.