• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Eduardo Chirinos

 

   Nació en Lima, en 1960. Se anunció su presencia en la Feria del Libro de Guadalajara 2014.

 

   Fragmentos de una alabanza inconclusa

 

Debe haber un poema que hable de ti,
un poema que habite algún espacio donde pueda hablarte sin
cerrar los ojos,
sin llegar necesariamente a la tristeza. 
Debe haber un poema que hable de ti y de mi. 
Un poema intenso, como el mar,
azul y reposado en las mañanas, oscuro y erizado por las noches

irrespetuoso en el orden de las cosas, como el mar 
que cobija a los peces y cobija también a las estrellas. 
Deseo para ti el sencillo equilibrio del mar, su profundidad y su
silencio, 
su inmensidad y su belleza.

Para ti un poema transparente, sin palabras difíciles que no
puedas entender,
un poema silencioso que recuerdes sin esfuerzo 
y sea tierno y frágil como la flor que no me atreví a enredar
alguna vez en tu cabello. 
Pero qué difícil es la flor si apenas la separamos del tallo dura
apenas unas horas, 
qué difícil es el mar si apenas le tocamos se marcha lentamente
y vuelve al rato con inesperada furia. 
No, no quiero eso para ti.
Quiero un poema que golpee tu almohada en horas de la noche, 
un poema donde pueda hallarte dormida, sin memoria, 
sin pasado posible que te altere.

Desde que te conozco voy en busca de ese poema, 
ya es de noche. Los relojes se detienen cansados en su marcha, 
la música se suspende en un hilo donde cuelga tristemente tu 
recuerdo.

Ahora pienso en ti y pienso 
que después de todo conocerte no ha sido tan difícil como escribir 
este poema

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.