• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Carlos Hugo Aparicio

 

   Nació en La Quiaca, Jujuy, norte de Argentina, en 1935. Los poemas que se publican a continuación fueron tomados del libro “Pedro Orillas”, publicado por El Suri Porfiado Ediciones, de Argentina, que fue presentado en Buenos Aires en octubre de 2014.

 

 

   Tema infinito

 

Yo también soy obrero y piso cada tarde,

en los umbrales doloridos de la noche,

el cansancio de mi sangre,

y me acodo en el perdón de la madera para compadecerme y olvidarme.

Oh qué tiempo éste que cae a mis pies

cuando vuelvo de la cara salada

a beber mi apellido con amigos iguales;

soy obrero de esta sangre que alcanza para llenar mi vaso

y sobra para inundar el tuyo.

Oh qué día de polvorientos ojos el que lloro

por comunes dolencias;

estoy junto al amor de unas paredes,

al delirio que a todos nos socava y en uno nos silencia.

Enamorado de la pena junto a tu sentimiento

cuento a todos mis humildes motivos,

tu voluntad de nadie para nada,

evitando mirarnos las ganas de morirnos.

 

Es la pasión febril de las cantinas,

hasta ellas caigo como un pétalo embarrado

a lavarme la herida con el agua del sueño,

a perder mi corazón por calles alunadas

donde salen amigos a abrazarme

y a compartir la flor de mi destino

golpeando la ciudad de madrugada.

Quién me dirá del sol que no ha ganado

lenta de culpa y sed la contrahuella,

y me pondrá sus ojos en mi vaso

y su rostro en mis lluvias venideras.

Quién ya no puede volver,

quién ya ni quiere,

de sus sorbos abstraídos,

y árido llora, solo de grave soledad,

duro a su muerte;

y quién sueña de sueño

entre los resplandores de otra amanecida

y más pobre se queda

dormido sobre el viento de un pañuelo.

 

Ay soñador callado en las cantinas,

crecerá por mi alma tu pesadilla rebelde,

tu forma angelical de conformarte.

Rincones del día castigado

recia luz de ternura

para la sed que nos hereda sin remedio,

del que paga con lágrimas su macha

-fósforos derrotados por el suelo.

 

Ay obrero del otoño en las manos,

de la frente apoyada en duros días,

soy hermano del gallo,

y del grillo

y hermano en las cantinas de todos los hombres de la tierra.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.