• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Juan Calzadilla

 

   Nació en Altagracia de Orituco, Venezuela, en 1931.

 

   Escrito en el álbum de Emily

 

¿En dónde reside la grandeza de Emily?

En su jardín. En el asombro menudo de las hojas,

en los charcos con sapitos y légamos,

en la azucena y en la alondra,

en la abeja dactilógrafa

y hasta en una mosca espiando

por el vidrio de su ventana.

De la palabra mármol no le hablen. La empleó

contadas veces como cuando

a Amherst llegaron tropas del Norte

y ella para manifestar su agradecimiento

se imaginó cual doncella de Orléans

simulando en el mármol

tallados con su fe

unos labios para siempre sonrientes.

 

 

   Las palabras

 

No sé si las palabras reconocen

tan bien como el pan su sitio en la mesa.

Si poseen instinto para diferenciar a su dueño

con la precisión con que lo hace

el olfato del perro.

Si como el pan y el vino ocupan

un lugar exacto en la mesa

comunicando calor a las manos seguras

de alguien que sabe en este momento

lo que quiere. Si viven en su fuero a merced

de  lo que se espera de ellas tercamente

prestas a confiarnos,

cuando lo solicitemos,

el poema. O si, menos dadivosas que el pan,

sólo renuentemente y con rabia

sabias por fin entregan sus vidas oscuras y turgentes

a quienes, poniéndoles cerco,

obstinadamente ensayan descifrar sus misterios.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.