• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Juan Calzadilla

 

   Nació en Altagracia de Orituco, Venezuela, en 1931.

 

   Escrito en el álbum de Emily

 

¿En dónde reside la grandeza de Emily?

En su jardín. En el asombro menudo de las hojas,

en los charcos con sapitos y légamos,

en la azucena y en la alondra,

en la abeja dactilógrafa

y hasta en una mosca espiando

por el vidrio de su ventana.

De la palabra mármol no le hablen. La empleó

contadas veces como cuando

a Amherst llegaron tropas del Norte

y ella para manifestar su agradecimiento

se imaginó cual doncella de Orléans

simulando en el mármol

tallados con su fe

unos labios para siempre sonrientes.

 

 

   Las palabras

 

No sé si las palabras reconocen

tan bien como el pan su sitio en la mesa.

Si poseen instinto para diferenciar a su dueño

con la precisión con que lo hace

el olfato del perro.

Si como el pan y el vino ocupan

un lugar exacto en la mesa

comunicando calor a las manos seguras

de alguien que sabe en este momento

lo que quiere. Si viven en su fuero a merced

de  lo que se espera de ellas tercamente

prestas a confiarnos,

cuando lo solicitemos,

el poema. O si, menos dadivosas que el pan,

sólo renuentemente y con rabia

sabias por fin entregan sus vidas oscuras y turgentes

a quienes, poniéndoles cerco,

obstinadamente ensayan descifrar sus misterios.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.