• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Juan Calzadilla

 

   Nació en Altagracia de Orituco, Venezuela, en 1931.

 

   Escrito en el álbum de Emily

 

¿En dónde reside la grandeza de Emily?

En su jardín. En el asombro menudo de las hojas,

en los charcos con sapitos y légamos,

en la azucena y en la alondra,

en la abeja dactilógrafa

y hasta en una mosca espiando

por el vidrio de su ventana.

De la palabra mármol no le hablen. La empleó

contadas veces como cuando

a Amherst llegaron tropas del Norte

y ella para manifestar su agradecimiento

se imaginó cual doncella de Orléans

simulando en el mármol

tallados con su fe

unos labios para siempre sonrientes.

 

 

   Las palabras

 

No sé si las palabras reconocen

tan bien como el pan su sitio en la mesa.

Si poseen instinto para diferenciar a su dueño

con la precisión con que lo hace

el olfato del perro.

Si como el pan y el vino ocupan

un lugar exacto en la mesa

comunicando calor a las manos seguras

de alguien que sabe en este momento

lo que quiere. Si viven en su fuero a merced

de  lo que se espera de ellas tercamente

prestas a confiarnos,

cuando lo solicitemos,

el poema. O si, menos dadivosas que el pan,

sólo renuentemente y con rabia

sabias por fin entregan sus vidas oscuras y turgentes

a quienes, poniéndoles cerco,

obstinadamente ensayan descifrar sus misterios.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.