• @nimarlu
    De tristezas que no dejan costura por reventar y de otros amores impensables
  • @L0laM0ra
    Suelen anidar las ilusiones en la tímida noche buscando la última estrella
  • @monarcamanni
    Lo que nos rompa primero: el olvido o una canción
  • @Anadimeana
    Algunos inundan puentes y ventanas, otros llueven estrellas: cada palabra con su mano vuela
  • @xhuvia922
    Las esponjas del mar borran el horizonte
  • @nancyeldarjani
    El tiempo es un olor cuando llueve
  • @DeNegraTinta
    También te quiero a deshoras
  • @DLobosyQuimeras
    Barcos de papel en dique seco
  • @LaPetit10
    Yo ya no quiero sueños intocables
  • @BlueDement_
    El día que te conozcas, vas a enamorarte de mi
  • @RecMaria
    El tiempo matará lo que no defiendas
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño

Manuel Vázquez Montalbán

 

   Nació en Barcelona, en 1939, y murió en Bangkok, en 2003.

 

   Reflexión moral sobre la anatomía

 

HAY mujeres que hacen daño

en el pecho del que muere

                                          al contemplar

la contención exacta de su carne

                                                     la refrigeración

blanda de sus cabellos limpios

y el pretexto caedizo de sus ropas

 

                                                       otras

tienen los ojos tristes pero hermosos

o un bello lomo para un torpe frente

                                                          o dos piernas

sin cansancio muscular columnas

                                                       de seguro cielo

 

otras sólo tienen

dos senos a punto de abrirse por su peso

de fruta para labios agostados

                                                 para manos

sin otro mundo que llevarse al alma

 

                                                          y en ocasiones

sólo un seno es hermoso sólo un hombro

sólo un vencimiento de la piel

                                                sólo los labios

 

pero siempre hay un hombre enamorado de tanto o de tan poco

enamorado fugaz o consecuente ama

las pequeñas patrias de una noche

                                                        sin clarines

frente a unos párpados cerrados murmullos

fracasadas sintaxis

 

                                respetad las plantas

y los cuerpos donde el deseo se descansa

del infinito miedo a todos los olvidos.

 

 

   Paseo por una ciudad

 

PASEO por una ciudad

sin orillas

               miente la tarde

espejos  despedidas  humos

que denuncian retornos

                                     me deja solo

el paso de muchachas alejadas

no pronuncian mi nombre no decretan

                                                             mi muerte

entonces regreso

a los artesonados pasillos del recuerdo

pieles  carnes  repletas  siluetas

                                                  en sus cueros

el ruido de los párpados al cerrarse

                                                    y tal vez

tal vez un grito literario puso nombre

al instante en que fui feliz

                                         a la sombra

siempre a la sombra

                                 de las muchachas sin flor.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.