• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Odysseas Elytis

   Nació en Heraklion, Grecia, el 2 de noviembre de 1911, y murió en Atenas, el 18 de marzo de 1996.

 

   Melancolía del Egeo

 

¡Qué coherencia del alma en los alciones de la tarde!

¡Qué calma en las voces de la tierra lejana!

El cuclillo en el pañuelo de los árboles

Y el místico instante de la cena de los pescadores

Y el mar que toca la armónica

La lejana pena de la mujer

De la bella que desnudó sus pechos

Cuando el recuerdo entró en los nidos

Y las lilas regaron con fuego el poniente.

 

Con el caique y las velas de la Virgen

Partieron rumbo al viento

Los amantes de la extranjería de los lirios

Pero cómo la noche arrulló aquí el sueño

Con vaporosos cabellos sobre cuellos traslúcidos

O en vastos y blancos litorales

Y cómo la áurea espada de Orión

Vertió y esparció en lo alto

El polvo de los sueños de muchachas

Que olían a menta y albahaca.

 

En la encrucijada donde se detuvo la antigua maga

Quemando los vientos con tomillo seco

Las esbeltas sombras pasaron levemente

Con un cántaro de agua silenciosa en la mano

Con toda facilidad como si entraran al paraíso

Y de la oración de los grillos que cubrió de espuma los campos

Asomaron las bellas de piel lunar

Para danzar en la era de la medianoche…

 

Oh señales que pasáis por el fondo

Del agua que sostiene un espejo

Siete nardos resplandecientes

 

Cuando regrese la espada de Orión

Hallará pobre pan bajo la lámpara

Pero un alma en el rescoldo de los astros

Hallará grandes manos ramificadas hacia el infinito

Algas solitarias últimos retoños del mar

Años verde pedrería

 

¡Oh verde gema –qué adivino de tormentas te vio

Detener la luz en el nacimiento del día

La luz en el nacimiento de los dos ojos del mundo!

 

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.