• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Manuel Bandeira

   Nació en Recife, Pernambuco, el 19 de abril de 1886, y murió en Río de Janeiro, el 13 de octubre de 1968.

 

   El último poema

 

Así querría yo mi último poema

 

Que fuese tierno diciendo las cosas más simples y menos intencionales

Que fuese ardiente como un sollozo sin lágrimas

Que tuviese la belleza de las flores casi sin perfume

La pureza de la llama en que se consumen los diamantes más límpidos.

La pasión de los suicidas que se matan sin explicación.

 

 

   Manzana

 

Por un lado te veo como un seno marchito

Por el otro como un vientre de cuyo ombligo

          aún cuelga el cordón placentario

 

Eres roja como el amor divino

 

Dentro de ti en pequeñas pepitas

Palpita la vida prodigiosa

Infinitamente

 

Y quedas tan simple

Al lado de un cubierto

En un cuarto pobre de hotel.

 

 

   Nueva poética

 

Voy a lanzar la teoría del poeta sórdido.

Poeta sórdido:

Aquél en cuya poesía está la marca sucia de la vida.

Hay un sujeto,

Sale un sujeto de casa con la ropa de brin blanco muy bien almidonada,

      y en la primera esquina pasa un camión, le salpica el saco con una

      mancha de barro:

 

Es la vida.

 

El poema debe ser como la mancha en el brin:

Hacer que el lector satisfecho de sí se desespere.

 

Sé que la poesía es también rocío.

Pero éste queda para las nenitas, las estrellas alfas, las vírgenes

      ciento por ciento y las amadas que envejecieron sin maldad.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.