• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Raúl González Tuñón

 

   Nació en 1905 en Buenos Aires, donde murió en 1974.

 

   Apuntes para este libro

 

La juventud que huye como un ciervo herido

La libertad que muere como un viejo patriarca

El destino que mira como espía del tiempo

La aventura que tiene la llave de la calle

El albatros que vuela sobre el navío náufrago

La botella arrojada al mar con un mensaje

Los sueños de los niños inventando países

El secreto que oculta la guitarra en su caja

Los ojos de los muertos que ven nacer las lilas

La luna allá esperando la primera visita

Aquello del pasado que mantiene vigencia

Y el porvenir que nace como un niño, desnudo.

 

Nostalgia – devenir – soledad – multitud –

Ah Hölderlin, ya encontraremos

El rumbo de las islas perdidas.

 

(Nota: cada uno de los versos de estos “apuntes” es recuperado por el autor para dar título a sucesivos poemas. Así sucede con el poema que sigue).

 

 

   Aquello del pasado

   que mantiene vigencia

 

                                                      El pasado muere y renace en cada generación.

                                                                                       José Carlos Mariátegui

 

La juventud también es un estado de ánimo

y una manera de vivir, como la poesía.

Una actitud, un pasaporte a la aventura

y a sus contradicciones y sus salvajes riesgos.

Sí, ya lo sé, hay jóvenes de mente vieja y viejos

que hasta el fin mantienen su actitud, la rosa fresca

          del coraje.

Y toda rebelión impone luego su propia ley, su ritmo

y es cuando el equilibrio organiza la audacia,

distribuye los gestos de la sangre

y decanta lo que hubo de extremismo infantil

y de grito de moda en su barullo.

 

Cuando sabe enlazar a los hechos de hoy

          -inapelables-

de la violencia y el amor,

aquello del pasado que mantiene vigencia.

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.