• @jex_javier
    El eclipse del lector es su imaginación
  • @isona_clarck
    Me gustan los lugares deshabitados por promesas sin salida
  • @EvaLopez_M
    La de cosas que pasan sin que ocurran
  • @hipst_eria
    No es lo que escribes, es lo que borras
  • @JacGoldberg
    El horror salivea en nuestra nuca
  • @Sofia_Insomnia
    Los herejes tenemos que organizarnos
  • @Sinsintidez
    A los tristes los delata la música
  • @yonosoycarmen
    Irse por fuera, quedarse por dentro, esa complicación
  • @NaEnEspiral
    Aquí, donde venimos a disfrazar epitafios con el traje de postal
  • @_soloB
    Yo he dormido lo insuficiente como para no tener pesadillas despierta
  • @tearsinrain_
    No te asustes, solo es otro futuro mas
  • @arbolador
    Algún día se perdonarán haberse conocido

Raúl González Tuñón

 

   Nació en 1905 en Buenos Aires, donde murió en 1974.

 

   Apuntes para este libro

 

La juventud que huye como un ciervo herido

La libertad que muere como un viejo patriarca

El destino que mira como espía del tiempo

La aventura que tiene la llave de la calle

El albatros que vuela sobre el navío náufrago

La botella arrojada al mar con un mensaje

Los sueños de los niños inventando países

El secreto que oculta la guitarra en su caja

Los ojos de los muertos que ven nacer las lilas

La luna allá esperando la primera visita

Aquello del pasado que mantiene vigencia

Y el porvenir que nace como un niño, desnudo.

 

Nostalgia – devenir – soledad – multitud –

Ah Hölderlin, ya encontraremos

El rumbo de las islas perdidas.

 

(Nota: cada uno de los versos de estos “apuntes” es recuperado por el autor para dar título a sucesivos poemas. Así sucede con el poema que sigue).

 

 

   Aquello del pasado

   que mantiene vigencia

 

                                                      El pasado muere y renace en cada generación.

                                                                                       José Carlos Mariátegui

 

La juventud también es un estado de ánimo

y una manera de vivir, como la poesía.

Una actitud, un pasaporte a la aventura

y a sus contradicciones y sus salvajes riesgos.

Sí, ya lo sé, hay jóvenes de mente vieja y viejos

que hasta el fin mantienen su actitud, la rosa fresca

          del coraje.

Y toda rebelión impone luego su propia ley, su ritmo

y es cuando el equilibrio organiza la audacia,

distribuye los gestos de la sangre

y decanta lo que hubo de extremismo infantil

y de grito de moda en su barullo.

 

Cuando sabe enlazar a los hechos de hoy

          -inapelables-

de la violencia y el amor,

aquello del pasado que mantiene vigencia.

 

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.