• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Wislawa Szymborska

   Nació en Prowent, actualmente Kornik, el 2 de julio de 1923, y murió en Cracovia, el 1 de febrero de 2012.

 

   El odio

 

Contemplad, qué activo sigue siendo,

qué bien se conserva

en nuestro siglo el odio.

Con qué ligereza afronta grandes obstáculos.

Qué fácil para él saltar, atrapar.

 

No es como otros sentimientos.

Es más viejo y más joven que ellos al mismo tiempo.

Él mismo crea razones,

que lo despiertan a la vida.

Si se queda dormido, no es nunca el suyo un sueño eterno.

El insomnio no le quita fuerza, antes se la da.

 

Con religión o sin ella,

lo importante es arrodillarse en la salida.

Con patria o sin ella,

lo importante es lanzarse a correr.

Para empezar no está mal eso de la justicia.

Después ya corre solo.

¡Odio! ¡Odio!

Su rostro lo desfigura una mueca

de éxtasis amoroso.

 

¡Ay estos otros sentimientos,

Enclenques e indolentes!

 

¿Desde cuándo la fraternidad

puede contar con las multitudes?

¿Alguna vez la compasión

ha llegado primera a la meta?

¿Cuántos admiradores arrastra tras de sí la incertidumbre?

Arrastra sólo el odio, que sabe lo suyo.

 

Lúcido, inteligente, muy trabajador.

¿Hace falta decir cuántas canciones ha compuesto?

Cuántas páginas de la historia ha numerado.

Cuántas alfombras de gente ha extendido

en cuántas plazas, en cuántos estadios.

 

No nos engañemos:

sabe crear belleza.

Son espléndidos sus resplandores en la oscuridad de la noche.

Estupendas las humaredas de sus explosiones de destellos

   rosados.

Difícil negar a unas ruinas su pathos

y el vulgar humor

de unas columnas vigorosamente erectas entre ellas.

 

Es maestro del contraste

entre el estrépito y el silencio,

entre la roja sangre y la blanca nieve.

Y ante todo, jamás le aburre

el tema de un torturador impecable

sobre su víctima mancillada.

 

Listo en todo momento para nuevos quehaceres.

Si tiene que esperar, espera.

Dicen que es ciego. ¿Ciego?

Tiene el ojo certero del francotirador

y él, sólo él, mira al futuro

confiado.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.