• @_marazi
    Sentimos demasiado como para salir ilesos
  • @HilseCaracas
    Se afiebra el corazón cuando la luna se lleva por dentro
  • @LunaFractal
    Escribir, volver a las andanzas
  • @mediamente
    Los tiempos que corren deberían ser detenidos
  • @NicolasPaulsen
    El monstruo niega su soledad multiplicando los espejos
  • @Naomi_Her
    Todas las flores lloran, incluso las que somos de papel
  • @sontusnubes
    El tiempo, para el poeta, habita en los labios
  • @gensoctavia
    Soy un fragmento de mi asombro
  • @patytemple74
    Con dedos de granizo y largas llamaradas, abriendo mi pecho, mil veces traspasado, malherido
  • @silencioenletra
    Soy de las que empiezan a desvestirse quitándose las cicatrices
  • @annemidi
    Inmigrantes de intimidades heridas somos todos
  • @PedroLuna73
    Soñar es un acto político

Wislawa Szymborska

   Nació en Prowent, actualmente Kornik, el 2 de julio de 1923, y murió en Cracovia, el 1 de febrero de 2012.

 

   El odio

 

Contemplad, qué activo sigue siendo,

qué bien se conserva

en nuestro siglo el odio.

Con qué ligereza afronta grandes obstáculos.

Qué fácil para él saltar, atrapar.

 

No es como otros sentimientos.

Es más viejo y más joven que ellos al mismo tiempo.

Él mismo crea razones,

que lo despiertan a la vida.

Si se queda dormido, no es nunca el suyo un sueño eterno.

El insomnio no le quita fuerza, antes se la da.

 

Con religión o sin ella,

lo importante es arrodillarse en la salida.

Con patria o sin ella,

lo importante es lanzarse a correr.

Para empezar no está mal eso de la justicia.

Después ya corre solo.

¡Odio! ¡Odio!

Su rostro lo desfigura una mueca

de éxtasis amoroso.

 

¡Ay estos otros sentimientos,

Enclenques e indolentes!

 

¿Desde cuándo la fraternidad

puede contar con las multitudes?

¿Alguna vez la compasión

ha llegado primera a la meta?

¿Cuántos admiradores arrastra tras de sí la incertidumbre?

Arrastra sólo el odio, que sabe lo suyo.

 

Lúcido, inteligente, muy trabajador.

¿Hace falta decir cuántas canciones ha compuesto?

Cuántas páginas de la historia ha numerado.

Cuántas alfombras de gente ha extendido

en cuántas plazas, en cuántos estadios.

 

No nos engañemos:

sabe crear belleza.

Son espléndidos sus resplandores en la oscuridad de la noche.

Estupendas las humaredas de sus explosiones de destellos

   rosados.

Difícil negar a unas ruinas su pathos

y el vulgar humor

de unas columnas vigorosamente erectas entre ellas.

 

Es maestro del contraste

entre el estrépito y el silencio,

entre la roja sangre y la blanca nieve.

Y ante todo, jamás le aburre

el tema de un torturador impecable

sobre su víctima mancillada.

 

Listo en todo momento para nuevos quehaceres.

Si tiene que esperar, espera.

Dicen que es ciego. ¿Ciego?

Tiene el ojo certero del francotirador

y él, sólo él, mira al futuro

confiado.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.