• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Félix Grande

   Nació en Mérida, Badajoz, el 4 de febrero de 1937, y murió en Madrid, el 30 de enero de 2014. Este poema aparece en la antología “En legítima defensa, poetas en tiempos de crisis”, que comenzó a circular en marzo. Grande aportó estos versos ante la convocatoria de Bartleby Editores, a poetas de todo el país, para reunir textos que se refieren a la crisis económica que España padece a raíz de la aplicación de las políticas neoliberales, que causaron un aumento profundo de la pobreza y la desocupación, así como la pérdida de derechos laborales, y en los servicios de salud y educación.

 

   Ludópatas sin Fronteras
           (Fragmento)

 

La Troika, o Trinka, o Trancazo,
en Bruselas residente,
ha arrodillado a la gente
tras romperle el espinazo.
Tan descomunal sablazo
manda hacia la escupidera
a Atenas, a Grecia entera;
y en tanto Europa se fríe
¡mírala cómo se ríe
la mafia bankfinanciera!

Wallstreetmente rateros,
goldmansachsmente rapaces,
bundesbankmente voraces,
lehmanbrothersmente fieros…
A tan bravos bandoleros
(ilotas de la Ganancia)
les tirita su jactancia:
son un montón de bandidos
presuntuosos, y escondidos
debajo de su Importancia.

¡Cuidado con esas gentes
que le están rezando al credo
más peligroso: el del miedo!
¡Son cadáveres vivientes!
Desde los pies a los dientes
sudan peste funeraria.
¡Cuidado con esa paria
caterva de millonarios:
son lunáticos corsarios
de su vida hipotecaria!

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.