• @karlisjar
    Los símbolos nunca callan, así nosotros nos hagamos los sordos
  • @EstebanPerezsan
    Duermes en lo que escribo/ y lees en lo que sueño
  • @marconpi66
    Del amor también se sale, muerto de latidos
  • @fumivora
    Quiero que solo me apuñales a mi
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @divagandoletras
    Cerrar las ventanas con nosotros fuera. Y quedarnos en el otoño
  • @Claudia_DelSur
    La imaginación nos envuelve en abrazos reales
  • @MeMalcriaste
    También hay errores platónicos
  • @Juansistemico
    Tocará beber de su sonrisa en una foto
  • @Pluriversos
    Cabizbajo no es tan triste si viene un sueño subiendo
  • @cachililiana
    Vengo desterrada de un sueño
  • @nancyeldarjani
    La hora es un compás seguro

Estado de "confusión" en la poesía española, dice Luis A. de Villena

Una parte de los poetas españoles jóvenes, de hasta poco más de treinta años, carece de referencias entre sus predecesores, y otra parte tiene demasiados y permanece en un estado de confusión, afirma Luis Antonio de Villena. En algunos casos, dijo, es una “poesía para el momento”, que carece de perspectivas de trascendencia.

 

   “Creo que el movimiento del tal Marwan y de otros que no sé cómo se llaman carece de interés”, insistió, sin privarse de una dosis despectiva, para agregar que internet “tiene menos importancia de la que parece”, en la difusión de nuevos escritores.

   “Realmente los que leen por internet hoy en día son una enorme minoría; no sé si cambiará con el tiempo. Al fenómeno internet le queda mucho tiempo para que sea algo y para que se cimente. Hoy más bien es un espejismo: parece mucho pero si uno lo analiza es bastante menos de lo que parece. Uno tiene la sensación de que internet se va a comer la cultura o la va a ensalzar, pero cuando se acerca se da cuenta de que hay muy poco”.

   En suma, prosiguió, “internet sigue siendo el gran negocio del sexo, no el de la cultura. La cultura en Internet es totalmente secundaria. Y también es secundaria para esos poetas malos que se dejan llevar por una fama efímera, faltos totalmente de calidad; antes publicaban en revistitas corrientes y ahora la revistita es internet. Cumple el mismo papel que las revistas ocasionales que antes había en cada capital de provincia, en las que escribía alguien que podía tener interés y montones que no tenían interés”.

   Los juicios tan severos se refieren a un movimiento complejo y extendido. Marwan y otros autores se hicieron conocidos inicialmente por la música y por textos publicados en internet que consiguieron buenos niveles de adhesión. Pasaron entonces al libro y venden ejemplares por decenas de miles.

   Luis Antonio de Villena, quien nació en Madrid en 1951, abrió a comienzos de octubre en Córdoba el Seminario de Poesía de La Manzana Poética, abocado al poeta Ricardo Molina, figura central del grupo Cántico.

   Entrevistado por Alfredo Asensi, de El Día de Córdoba, definió a Molina como uno de los fundadores de Cántico, y según sus propios integrantes “el principal” integrante.

   En el momento en que murió el poeta, en 1968, el grupo “había desaparecido”, pues “no había ni un libro de Cántico en las librerías” y “muchos de los que habían conocido a Cántico 20 años atrás pensaban que era una cosa anticuada, que había fracasado porque era una antigualla. Fue la gente de mi generación, especialmente Guillermo Carnero y yo, la que lo rescató”.

   “Nos encargamos de decir que no solo no eran una antigualla sino que eran muy modernos y que habían hecho una apuesta estética en los años 40 y 50 muy importante para la poesía española. Fueron volviendo muy lentamente, salvo Ricardo, el único que no pudo volver. Por decirlo de algún modo, Ricardo Molina es el gran damnificado de Cántico”.

   Asensi le preguntó sobre las “huelas o herencias” del grupo cordobés en la poesía española actual. Respondió: “Sipor actual entendemos a los jóvenes, hay que decir que la poesía joven actual es muy confusa. Porque no tienen referentes, o tienen tantos que se diluyen. La mayoría de los poetas menores de 35 están buscando y no saben muy bien lo que buscan, ya que lo hacen un tanto a ciegas. Buscan poetas muy disímiles, intentan buscar caminos nuevos que a mi entender no han encontrado todavía”.

   Así las cosas, la huella de Cántico “hay que buscarla en los poetas de la generación del 70. Mi generación es la que pudo tener más conexiones con Cántico, con un Cántico vivo, con poetas a los que conocías y con los que hablabas”.

   El seminario que inauguró Luis Antonio de Villena es parte de la programación de Cosmopoética. Sobre ese y otros festivales, dijo que es necesario que desarrollen la autocrítica y observen con más profundidad a qué poetas invitan.

   El reportaje, durante el cual fue indagado sobre su último libro de poemas, “Imágenes en fuga de esplendor y tristeza”, publicado por Visor, está disponible en este enlace:

http://www.eldiadecordoba.es/ocio/Internet-gran-negocio-sexo-cultura_0_1177982788.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.