• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez y Manuel de Falla reunidos por Carmen Linares

La cantaora Carmen Linares reunió en escena en Córdoba a Manuel de Falla, Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca, porque “los tres coincidieron en su visión de la tierra y la expresión popular; los tres consideraron al flamenco como la fuente más clara donde el agua cantaba por sí sola con naturalidad”.

 

   Aunque sencillo, el título del espectáculo explica cabalmente la intención de la cantaora: “Encuentro”.

   Carmen Linares, nacida en Jaén en 1951, es emblema del flamenco y su extensa trayectoria artística, que le valió numerosos premios y reconocimientos, está también muy vinculada con la poesía. Su disco de 2008 “Raíces y alas”, con canciones basadas en poemas de Juan Ramón Jiménez, es un ejemplo claro de ello. Con ese trabajo obtuvo el premio al Mejor Álbum Flamenco, de 2009.

   La publicación Cordópolis informó que recibió gran adhesión y entusiasmo del público por un espectáculo muy cuidado que brindó en el Gran Teatro.

   El artículo detalló que la presentación comenzó con la recordación de Manuel de Falla, el compositor que nació en Cádiz en 1876 y murió en Argentina, en 1946. El recorrido por sus piezas dio inicio con “El amor brujo”, acompañada por el grupo Camerata Flamenco Project, con bailes a cargo de Vanesa Aibar y el toque de Juan Carlos Gómez. Siguieron “El círculo mágico”, “Canción del fuego fatuo”, “Canción de la bruja fingida” y “Las campanas del amanecer”.

   Luego del homenaje a Falla, Linares se dedicó a Juan Ramón Jiménez, con “Martes y soles”, “Dejadme en el jardín flagrante”, “Álamo blanco” y “Con tu voz”.

   Para Federico García Lorca, la cantaora se valió de dos guitarristas, Eduardo Trassierra y Miguel Ángel Corés, quienes tras algunas piezas en solitario le dieron soporte en la interpretación de “La leyenda del tiempo”, “Bulerías lorquianas”, “Anda jaleo” y “Ya se acabó el alboroto”.

   Carmen Linares recibió el Premio Nacional de Música en 2001, la Medalla de oro de las Bellas Artes, en 2006, y el Premio Academia Francesa del Disco, en 1001, entre otros galardones.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.