• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Rafael Catana, el rockero que se vuelve solemne en poesía

Un músico y compositor de rock que sea a la vez poeta con rasgos de solemnidad es una combinación al menos no muy frecuente, pero ese parece ser el caso del mexicano Rafael Catana, quien presentó un libro en la capital de su país. El libro trae referencias a la música y raíces poéticas que incluyen a Roque Dalton, Ramón López Velarde y Eduardo Lizalde, entre otros.

 

   El libro se titula “Los pájaros de la cervecería” y fue publicado por Ediciones Sin Fin y La Zorra vuelve al Gallinero, y fue presentado a fines de febrero en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

   “Soy solemne como poeta, pero con mi humor trato de romper eso, yo siempre digo que estoy tan feo, tan feo, que hasta estoy guapo. Es la contradicción de la vida misma”, declaró al diario Excelsior.

   Los poemas tienen una larga trayectoria, ya que pasaron por procesos de revisión y algunos, incluso, quedaron por el camino. “Siempre está ahí el maestro Paz que, aunque no lo queramos, perpetuamente saca el cinturón para decir: ‘Catana, corrige tus textos’, en el mejor sentido de la palabra”.

   Solemnidad, sí, dice el artículo, pero combinada con desparpajo; dolor y goce; soledad y compañía.

   “Yo soy un escritor de canciones. Alguna vez dejé de escribir poemas y me dediqué a escribir canciones, porque soy músico de rock; en ese sentido, este libro tardó muchos años en gestarse. Tenía un libro hace años, pero hace dos lo metí al bóiler y empecé a cortar, a deshacerme de los poemas que no me gustaban”.

   El resultado, “Los pájaros de la cervecería”, es una “autobiografía en busca de una voz”, ya que “un libro es un diario de vida te guste o no; atrás de él siempre hay otros libros; pienso que éste es una especie de biografía que tiene que ver con el viaje, con el silencio, con las mujeres”.

    En ese recorrido por la trayectoria propia, la primera de dos partes del libro trae aires juveniles, “la memoria del punk, la memoria del rock mexicano”, dice Rafael Catana, nacido en Veracruz y que tiene cinco discos en su trayectoria.

   Su vida de músico lo llevó a muchos puntos del país, por lo que el viaje, como dijo, es también tema del libro, aunque él llama la atención en especial sobre Ciudad de México, ciudad-escenario para “disfrutar el silencio, enamorarse y extrañar, para charlar eternamente y caminar sin rumbo”.

   Es que, dice Rafael Catana, “la Ciudad de México es milenaria, nosotros a veces no nos damos cuenta de la importancia que tiene vivir aquí y la historia que tenemos; ya es un lugar común, a veces se nos olvida que la Ciudad de México es el ombligo del mundo; es una ciudad con muchas historias, con una historia cinematográfica, con una historia amorosa, con una historia de violencia, pero con una historia de cultura”.

   El diario le preguntó si la búsqueda creativa para la música tiene conexiones con la que se refiere a la poesía. “Sí, siempre es la misma búsqueda, sólo que en las canciones hay una métrica, porque tienes cuatro o tres minutos y medio para hacer una canción y cuando haces literatura eres más libre”. Así, “Los pájaros de la cervecería” es “un espacio de libertad”.

   En cuanto a referencias poéticas, además de Dalton, López Velarde y Lizalde, están los beats y “los poetas mexicanos salvajes: Mario Santiago, Rubén Medina”.

   La nota completa está disponible en este enlace:

http://www.excelsior.com.mx/expresiones/2016/02/28/1077744

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.