• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Silvio Rodríguez sigue de amoríos

Silvio Rodríguez, el hombre que cree “en el beso de lluvia nocturna que nos vio nacer”, presentó en La Habana el disco “Amoríos”, en el que incorporó canciones que compuso hace décadas, en un recital de tono íntimo, ante un puñado de personas. Su profundidad poética, expresada tanto en las letras como en los acordes, sorprendió a los presentes, como si se deslumbraran con el creador por primera vez.

 

   El disco, editado por Ojalá Producciones, incluye el tema “Qué distracción”, que data de 1967 y que Rodríguez, de 69 años, dedicó al escritor argentino Julio Cortázar y al poeta español Félix Grande. Es la primera vez que el compositor la incorpora en una grabación.

   Las catorce canciones de “Amoríos”, que pasaron por un trabajo de “pulido” del autor, fueron ofrecidas por Silvio Rodríguez en el teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, donde pudo verse a los creadores y músicos Amaury Pérez, Vicente Feliú, Augusto Blanca, Carlos Varela y Kelvis Ochoa, entre otros.

   El diario Granma recordó que en el mismo lugar se presentaron, en julio de 1967, poetas que homenajearon a la cantante Teresita Fernández. En aquella ocasión Rodríguez cantó “La canción de la trova”, que según el diario es una “declaración de su arte poética”.

   Las “raíces” del disco son de aquella época, agrega el periódico. En la presentación, que fue registrada con vistas a la edición de un DVD, el creador estuvo acompañado por su esposa, Niurka González, en flauta y clarinete; Jorge Aragón, en piano; Emilio Vega, en vibráfono; Jorge Reyes, en contrabajo; y Oliver Valdés en batería. En algunos temas participaron otros músicos.

   “Dedico ‘Amoríos’ al pueblo de Cuba, que es capaz de amar y desamar igualito a todos los que estamos aquí”, expresó el compositor antes de la primera canción.

   Amaury Pérez declaró a los periodistas: “Me emocionó que él tenga la gentileza de estrenar un disco con sus amigos. Eso es sobrecogedor”.

   La revista de cultura cubana La Jiribilla dedicó, en un artículo de Fidel Díaz Castro, una cobertura amplia al recital, con reproducción de varios tramos de la letra de las canciones. Por caso:

 

   Una canción de amor esta noche,
   es lo que yo te quiero entregar
   para que sólo tú la retoces,
   para romperla luego de amar.

 

   Una canción de amor esta noche,
   inesperada para mi voz,
   una canción de amor y de goce,
   una canción de amor de los dos.

 

   Dice el crítico que Rodríguez trae en las canciones referencias de “viejos amores” que marcaron su vida, y que con ellas sigue “buscándose entre razones y pasiones”.

   Y agrega: “Si no fuera tan descomunal la obra de este trovador uno podría pensar que está sacando los descartes de otro tiempo. En realidad son tantas las canciones que ha compuesto, que ha dejado sin grabar —y hasta más— que lo grabado; de ahí que queden tantas piezas fuera de la discografía a pesar de haber hecho álbumes como ‘Érase que se era’, donde también acudió a las canciones de sus primeros años”.

   El artículo completo de la revista está disponible en el enlace siguiente:

http://www.lajiribilla.cu/articulo/silvio-y-sus-canciones-de-amor

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.