• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Diluida la cercanía entre poesía y rock, dice el argentino Rovira

La cercanía entre poesía y rock, que numerosos poetas y músicos consideran muy estrecha, y que se expresa en autores de gran trascendencia, está prácticamente ausente en la música que más circula actualmente entre adolescentes y jóvenes argentinos, afirma Gustavo Rovira. Cantante y guitarrista, y con Luis Alberto Spinetta como referencia, el artista está presentando su primer libro de poesía.

 

   El músico publicó “El gran señor de la noche azul”, a través de la colección de poesía Ciudad y Río de la editorial El Mensú, de Villa María, Córdoba, centro de Argentina, donde nació.

   En ocasión de la presentación del libro, Gustavo Rovira eludió ubicarse como integrante de un grupo de músicos de rock que se distinguieron también en la poesía, como Bob Dylan, Jim Morrison y Luis Alberto Spinetta.

   Sobre este poeta y músico argentino, expresó que “todas sus canciones son poesía pura. Alcanzar ese punto es algo maravilloso y que consiguen muy pocos. Si bien es cierto que algunos poemas míos podrían haber sido transformados en letras, los quise liberar de ese formato. Este libro es eminentemente literario y me llevó mucho tiempo de armado”, que estimó en diez años.

   En diálogo con el El Diario del Centro del País, sostuvo que la música que más circula entre los adolescentes “está vacía de contenido”, aunque aclaró que no es un fenómeno especialmente nuevo. Recordó que, en su propia adolescencia, le daba mucho trabajo que en las fiestas se escuchara la música de Spinetta. Sin embargo, prevalecían algunos músicos solistas y grupos que transmitían un mensaje “más elaborado” que los que más circulan actualmente.

   Esa diferencia se debe en parte en que en décadas atrás los músicos tenían más libertad para crear, estaban menos sometidos a la lógica mercantilista y “hacían lo que les venía en gana”.

   Afirmó que él mismo padeció esa situación y estuvo propenso a acomodarse con su música a las leyes del mercado, pero “ahora estoy volviendo a la vieja concepción de la música, más idealista”.

   Ese idealismo, prosiguió, es más accesible en la literatura. “Hoy en día, el rock es mucho más esclavo del mercado que la poesía. Acaso porque la poesía tiene que ver con la libertad total, con esos momentos que te ayudan a seguir viviendo. Hoy en rock no podés hacer un tema de 20 minutos como en épocas de Pink Floyd porque no funciona. En ese aspecto, la poesía se le escapa a todo condicionamiento”.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.