• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Javier Elorrieta con la canción francesa, "pura poesía"

El artista español Javier Elorrieta, multifacético pero en esta ocasión en su vertiente de músico y compositor, está presentando “Temps d’amer”, “El tiempo del amor”, una aproximación a la canción francesa que muy bien conoce y que ya exploró con gran acompañamiento del público. Y esa aproximación, dice, va hacia canciones que son “pura poesía”.

 

   “El tiempo del amor” es el cuarto disco de este creador que, en tanto, prepara la quinta placa.

   Es probable que “Ne me quitte pas”, de Jacques Brel, sea una de las canciones que figure en el grupo selecto de las que son conocidas a escala universal. Y Elorrieta es uno de sus ejecutantes más acompañado por el público, al punto que la elevó a título de su primer disco.

   Javier Elorrieta nació en Madrid, en 1950. Su actividad creativa tuvo en los comienzos la escritura de guiones para películas, inspirado por su padre, el director José María Elorrieta, con quien colaboró. Pero apenas pasados los veinte años realizó sus primeros cortometrajes, mientras trabajaba como realizador publicitario. Ya en 1975 formó su productora propia. Su primer largometraje fue “La larga noche de los bastones blancos”, que obtuvo varios premios.

   Mientras desarrollaba una actividad cinematográfica intensa, se dedicó también a la composición musical y a la realización de recitales y discos.

   Sobre su música, La Voz de Galicia le preguntó por qué funciona tan bien “esa curiosa mezcla de la canción francesa y el jazz”, a lo que Elorrieta dijo: “Quizá porque soy el único que hago esto. Esa es la clave de que haya vendido tantos discos”.

   Respecto de “El tiempo del amor”, expresó que fusionó “todas las grandes canciones francesas que en el fondo son pura poesía y, aunque a veces no entienda la letra, a la gente le siguen llegando estos temas”.

   Se trata de “una fusión profunda y sensible; he podido vivir de las cosas que me han gustado, el cine y la televisión, pero no había podido hacer música. Era lo que me faltaba”.

   El disco y su presentación incluyen canciones de los años cincuenta, sobre “amores perdidos” y “amores que van a llegar”. Romanticismo y sensibilidad de la mano de autores como Moustaki, Jacques Dutronc y Gérard Lenorman. Y, por cierto, incluye “Ne me quitte pas”.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.