• @Cataperdis
    ¿Cuándo dejamos de bailar solo porque nos estaban mirando?
  • @Lestat1414
    La realidad es una fantasía que se rindió
  • @sylviopolis
    Las personas se van y se llevan sus campos semánticos
  • @Ohzolli
    Ese ángel se llama ausencia. Cuando nos nombra, seguimos siendo ciertos
  • @poeticsilence__
    La madrugada es el primer ojalá
  • @carolineberl
    Mi golpe de suerte fue con un libro
  • @ITalkToRainbows
    Con tanta tecnología ya no se pierden los corazones como antes
  • @karla77_karla
    Uno se reinventa sin remedio cuando el amor ensordece
  • @sognos_
    Deberíamos pagar las consecuencias por adelantado
  • @NaEnEspiral
    Un Nosotros siempre es un dogma de fe
  • PacoParra14
    Échale más tinta a la herida
  • @Srta_Guacamole
    Era música para mis rugidos

Palabras para la música

Hay distancias reales entre el texto escrito expresamente para ser canción y el poema en su concepción más común o generalizada, aunque éste luego sea llevado a la música. Esa distancia genera una discusión, a veces tensa, pero lo cierto es que abundan ejemplos de piezas que, independientemente del propósito de origen, contienen poesía. Eso es lo que intenta demostrar una publicación reciente del Centro de la Generación del 27, de Málaga.

 

   Son numerosos los cantantes que fueron aproximándose a la poesía a través de sus autores preferidos, a quienes musicalizaron, y emprendieron así un camino que los llevó a su propia creación en el género. ¿Se debería decir compositores, o autores de letras de canciones, y también poetas, como si aquella primera condición fuera tan diferente de ésta?

   La publicación del Centro de la Generación del 27 de Málaga demuestra que se puede prescindir de buscar la respuesta y asumir que varios creadores, a quienes conocimos “inicialmente” o “principalmente” por su música, son claramente poetas, publicaron libros y, además, exploran mixturas o tienen desarrollo en otras disciplinas.

   En su revista “El Maquinista de la Generación”, el Centro publicó poemas de Luis Eduardo Aute, Pablo Guerrero, Pedro Pastor Guerra y Juan Antonio Muriel, en lo que se anuncia apenas como la primera entrega de una búsqueda que mantendrá en el tiempo.

   Mientras Aute y Guerrero ya tienen obra poética editada, Guerra incluye textos propios en sus presentaciones de rap, mientras Muriel puso música a versos propios.

   Pero además, son creadores polifacéticos. Aute se define a sí mismo “más pintor que todo lo demás”, sin contar con su obra en cine. Guerrero incursiona en el dibujo, en tanto Muriel avanza como ilustrador, al punto que una de sus piezas es reproducida en la contratapa de la revista. En el caso de Aute, de hecho, una ilustración suya fue portada de la misma revista, en un número dedicado a Federico García Lorca (foto).

   El Centro del 27 propicia estos diálogos y proximidades desde hace tiempo y con actividades diversas. Su director, José Antonio Mesa Toré, anticipa en la nota editorial de este número que están pensando en una sección para el futuro, ya denominada “Palabras para la música”, con el propósito de “ir reuniendo toda la poesía escrita por cantautores”.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.