• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Palabras para la música

Hay distancias reales entre el texto escrito expresamente para ser canción y el poema en su concepción más común o generalizada, aunque éste luego sea llevado a la música. Esa distancia genera una discusión, a veces tensa, pero lo cierto es que abundan ejemplos de piezas que, independientemente del propósito de origen, contienen poesía. Eso es lo que intenta demostrar una publicación reciente del Centro de la Generación del 27, de Málaga.

 

   Son numerosos los cantantes que fueron aproximándose a la poesía a través de sus autores preferidos, a quienes musicalizaron, y emprendieron así un camino que los llevó a su propia creación en el género. ¿Se debería decir compositores, o autores de letras de canciones, y también poetas, como si aquella primera condición fuera tan diferente de ésta?

   La publicación del Centro de la Generación del 27 de Málaga demuestra que se puede prescindir de buscar la respuesta y asumir que varios creadores, a quienes conocimos “inicialmente” o “principalmente” por su música, son claramente poetas, publicaron libros y, además, exploran mixturas o tienen desarrollo en otras disciplinas.

   En su revista “El Maquinista de la Generación”, el Centro publicó poemas de Luis Eduardo Aute, Pablo Guerrero, Pedro Pastor Guerra y Juan Antonio Muriel, en lo que se anuncia apenas como la primera entrega de una búsqueda que mantendrá en el tiempo.

   Mientras Aute y Guerrero ya tienen obra poética editada, Guerra incluye textos propios en sus presentaciones de rap, mientras Muriel puso música a versos propios.

   Pero además, son creadores polifacéticos. Aute se define a sí mismo “más pintor que todo lo demás”, sin contar con su obra en cine. Guerrero incursiona en el dibujo, en tanto Muriel avanza como ilustrador, al punto que una de sus piezas es reproducida en la contratapa de la revista. En el caso de Aute, de hecho, una ilustración suya fue portada de la misma revista, en un número dedicado a Federico García Lorca (foto).

   El Centro del 27 propicia estos diálogos y proximidades desde hace tiempo y con actividades diversas. Su director, José Antonio Mesa Toré, anticipa en la nota editorial de este número que están pensando en una sección para el futuro, ya denominada “Palabras para la música”, con el propósito de “ir reuniendo toda la poesía escrita por cantautores”.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.