• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Espacio Abierto

Washington Daniel Gorosito Pérez, de México

   

   Poema enviado por Washington Daniel Gorosito Pérez, de Irapuato, Estado de Guanajuato, México.

 

    Lluvia de letras

 

La tarde declina.
Se dilatan los cerros
en el horizonte.

Las nubes,
dejan caer su llanto
y
se rompen los espejos
en el corazón profundo
de la tormenta.

Surgen ejércitos de letras.

Versos bajan de un cielo
de sombra y olvido.

Versos libres,
versos en acción,
ideas suletas
llenando huecos
que cubren las palabras.

 

Roislen Abreu, de Venezuela

  

   Poema envidado por Roislen Abreu, de Puerto Ordaz, Venezuela.

   La autora publica textos en el espacio http://avioletadamente.blogspot.com/

 

   Te recuerdo

 

Te recuerdo amor, te recuerdo

pero hay que dejar a los muertos, muertos.

Dejar de alumbrarlos con velas,

hay que poner montículos de sal

en las esquinas de la habitación -la sal también espanta recuerdos-

y si pasa los poros de la piel, quema y te despierta.

Hay que dejar a los astros su luminiscencia,

allá lejos, en el alto cielo nocturno.

Y si las luces y el metal no me llevan,

y mi garganta en candela traga vidrios,

juro que el gallo no cantará,

su canto, se quedará con mi olvido.

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.