• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Espacio Abierto

Josecarlos Nazario, de República Dominicana

 

   Poema enviado por Josecarlos Nazario, de Arroyo Frío, Constanza, República Dominicana. Está presente en Instagram y Twitter, en la cuenta: @jcnazario

 

    Titular

 

yo soy la postmodernidad.

Nadie

Diga

Más.

Que soy las vueltas de tuerca

a la nada

por amor al porque sí.

Soy los pedazos de la prisa

que clavan

al que quiere.

Rompo y me rompo

Y te suplico que no me dejes

Por-favor, te-lo-suplico

y no quiero gritar

Y encontrarte en los pasillos

De la indiferencia,

Pidiendo un cigarro o una mirada

para poder dormir.

Yo soy las cosas que no entiendes

Las fiestas al otoño

Las ofrendas

Y las multitudes moviendo el cuerpo.

Y la carne

y las cosas que no sabes.

Yo soy la postmodernidad.

Soy quien siente por todos

Viviendo en un mundo

Que renquea y tose

Y que se parece

a mi abuelo.

Yo soy la postmodernidad,

Nadie

Diga

Más.

Rubén A. Martinetto, desde Chile (II)

 

   Poemas enviados por Rubén A. Martinetto, argentino residente en Santiago de Chile, quien tiene publicados los libros “Memoria Encallada”, en 2015, e “Inventario de Cielorraso”, en 2016. Martinetto espera la publicación de su siguiente obra, “Mismidad”.

 

   Levedad


lo que dura todo
un batir de alfanjes
antes que el silencio
irremediable
marque su finitud
de sombra
mímesis
ser y desaparecer
tan sólo ese soplo
para detenerse
a contemplar
lo que hubo de suceder
en algún lugar
donde nacía
y también moría
un fantasma
de aire envenenado,
una voz
apenas distinguida,
un silencio
apenas alterado, 
un espacio
apenas ocupado

 

   tic-tac / tic-tac

en algún lugar 
del paraíso aquel
un tiempo de entretela
contorsionado entre los enseres
como de un saltimbanco
anuncia que ha cesado
de alumbrar
su reloj de estrellas
mudó su entelequia
donde otro cielorraso
para solemnizar
su bien más preciado:
tic tac / tic tac

¿dónde se halla mi nuevo huésped? 

 

   máscara matinal

a las primeras claridades
mi lucecilla nocturna
sublima una huella 
de labios en empréstito
como crisálida aprehendida
por el tiempo sin refugio
de ángeles redentores 
de suerte que al vacío le cuesta
llegar tan dentro...
inagotablemente paradojal
encasqueta sus besos 
en la aurora
toda ella escondida 
en las tempestades de un adiós
en la finitud de una noche 
en la grisura de los pájaros
que alzan vuelo

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.