• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Espacio Abierto

Claudia Brancati, de Argentina

 

   Poema enviado por Claudia Brancati, de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina. La autora está presente en: https://www.facebook.com/lamiseriadelasrosas/

 

   Secretos de un tiempo

Nada como este presente de ayer
multiplicado en tus ojos,
sereno, la mente despierta.
La rama de un árbol nos toca la frente,
bautiza el otoño de puerta entreabierta.
Yo tengo un collar y enhebro las perlas
con luz de un ángel alado,
con cierto bagaje de culpas y sol anhelado,
le pido permiso al cerrar el día.
Algún disco que gira en tu lugar soñado,
que vino a salvarnos la vida, de a poco.
Tras el derrumbe, la magia, lo es todo.
Verte después del recuerdo
en acordes pendientes de un plan,
que nos traza el camino.
El parque se aísla y nos presta el abrigo.
No te había soñado caminar conmigo,
es raro el momento, vueltera la vida,
 la noche imaginada, pura compañía,
más que otra manía de andar por las nubes.

Si siempre te tuve en visión borrosa
la vida nos puso de este lado,
al bies de las cosas
y somos un algo que empieza a tenderse la mano
a juntar las hojas del árbol lejano.
Me sorprende los años que el tiempo
puede guardar los secretos.
Ya no es necesario decirte que sí,
es más que concreto el insomnio
Pensando que, al fin,
te encuentro y somos así,
lo mejor de este otoño.

Carlos Gil Fernández, de España

 

   Poema enviado por Carlos Gil Fernández, de Madrid, España.

   El autor publica en el espacio http://erratil.blogspot.com.es/
  También está presente en Twitter, en la cuenta @carlosgilfer

 

   Eutopía

Madre,
añoro tu vientre eutópico,
pero no recuerdo
sus prodigios
ni los contornos
de su mar de vida.

Madre,
extravié las referencias
aquí fuera,
en la desabrida intemperie
donde las crudas tenazas
ulceran los mitos
y las esperanzas se encharcan.

Madre,
esta noche, en tu cama,
una caracola musita
los nombres de tus hijos
y en su vórtice se ovilla
toda mi altermundista
nostalgia.

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.