• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Espacio Abierto

Amelia Gómez, de Bogotá

Poema enviado por Amelia Gómez, de Bogotá, quien publica sus textos en el blog http://versossinesencia.blogspot.com

Amelia está también en Twitter: @Ladyylazaruss

Los gritos de mi ciudad

Media noche,
mi ciudad no duerme
me espera ansiosa en la lejanía
mientras los vagones del tren
esperan pasajeros
con media vida por recorrer.

Y mi ciudad llora, grita, gime,
por un desesperado cadáver
con una hermosa sonrisa.

El regresar a mi ciudad,
con alma o sin ella,
pero regresar,
a los primeros vicios
y tormentas,
a esas huellas ancestrales
en la marea.
Volver, entre pantanos,
pero volver,
con el corazón hecho trizas
con la mente tranquila,
pero volver,
con los recuerdos intactos.

Mi ciudad,
media noche y no duerme,
jamás lo hace,
vive un espera
de dos mil años.
Yo juego al contar lágrimas
porque seguro
que a la dos mil lágrima
estaré reposando
en las raíces
de mi amada ciudad.

Mariana Taboada, de México

Poema enviado por Mariana Taboada, de México, quien publica en su blog http://mareasdelaroja.blogspot.mx/

Mariana está también en Twitter, en la cuenta @mareroja

A la bestia por ciudad



Resuelvo que regreso,
que sabiendo lo que implicas,
más leyenda que ciudad o emblema,
yo no he sabido mirarte.

Ya te enfrento, te disfruto...
Pero todo lo demás, lo oscuro y lo trivial
es una cortina que cae lento, muy lento,
como volviendo de otro tiempo.

Es que en mí tus calles son misterios,
las que no taladran peor,
están pobladas de muertos.

Aquí no existen ojos que no observen,
no hay trastornos que ocultar,
aquí todo ha ocurrido ya,
aquí... No me sirven mis talentos.

Esta vez te vi ciudad,
a través de los ojos de la memoria y el desierto,
te descubrí como un ajeno
y tienes tanto qué contar.

Tienes tanto que recordarme,
tienes tanto de mi.

Y yo entré al teatro de las almas
y estando todas y tantas,
yo soy sólo una y todas vienen a mí.

Porque sigo siendo vasta y en lo mucho que poseo
también poseo historias aquí;
historias que han hecho un mito de esta mortal,
que se van y volverán como oleaje de mar.

También descubrí cuánto me gustas,
cuánto me puedes impresionar,
me gustó verte a la distancia de los años,
con todas mis viejas ganas revolcándose en tus plazas.

Te he visto con el corazón,
te he sabido contemplar,
pero a tus ojos no los soporto,
a mirar por los sucesos que cuentas como túneles del tiempo.

¡Qué ciudad tan extranjera!
¡Qué manera de castigar al navegante que vuelve a puerto!
¡Qué forma tan cálida de reclamar!

Y en tu poder te burlas,
pues hoy es también una historia más
que te places en escenificar.
¡Qué orgullosa ciudad!

Sólo escribiéndote te puedo cantar,
sólo cantando te dejas descifrar,
hay tanto que me puedes revelar.

En el laberinto de los cuentos,
los míos y los que he escuchado de otros ya,
de quiénes no podemos evitarlo
y hacemos cuento en la ciudad.

Sólo quiero recordarte que aún me hierves,
que en tus calles hice arte,
que me vuelves a tentar.

¿Qué quién diría gélida ciudad?
En tus noches me has visto amar,
he sido aquí, en tus caminos,
una amante que se halla amada y ama más.

¡Qué orgullosa ciudad!

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.