• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Espacio Abierto

Camila Luchessi, de Argentina

    

   Poemas enviados por Camila Luchessi, de Lobos, provincia de Buenos Aires, Argentina.

 

    Cadena perpetua

Fuimos a juicio, llego la hora de declarar.

Le dije al juez que habías asesinado mi sueño a cien mil recuerdos por la espalda.

La justicia como siempre injusta te declaró libre de culpas, era de esperar... convenciste hasta la luna de tu inocencia.

Y yo me llevo cadena perpetua de insomnios.

Ganaste de nuevo amor.

 

 

   Amores que tienden a infinito

 

Hay amores que no le temen a las agujas del reloj, amores que nunca se aferraron pero permanecen, hay amores que ya son cenizas que volaron lejos pero sin embargo siguen ardiendo.

Existen amores que son la enfermedad y el remedio, simultáneamente.

Amores que te dan la sensación de estar muriendo de sed y justo después del anteúltimo suspiro hacen llorar a mares al cielo.

Hay amores que son para siempre, de esos que nunca dejan de existir porque son inmunes al tiempo.

Y vos amor... sos de estos amores donde el olvido no cuenta porque no tiene validez. De esos que no pueden acotarse porque tienden a infinito.

Gabriela La Riva, de Venezuela

   Poema enviado por Gabriela La Riva, de Mérida, Venezuela. La autora está presente en el espacio elvinosederrama.tumblr.com, y en Twitter, en la cuenta @gabrielamunch

 

   Nómada, sin destino y una con el viento

Loros silvestres
pelean por una fruta
entre sus dos picos punzantes
en lo alto de monstruos fitomorfos

En una orgía tropical
arriba de pinos y palmeras,
las nubes violáceas/azuladas
tornan el rostro descarnado de la muerte
 
Y quiero ser buena...
pero no se puede bajar la guardia
en este país de lobos hambrientos
mi caballo azabache está siguiéndome hasta el final del infierno.

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.