• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Espacio Abierto

Francia Fernández, de Chile

   Poema enviado por Francia Fernández, de Viña del Mar, Chile.

 

   Sobre el sofá

Sobre este sofá
de tafetán barato,
nos amamos empapados
de lluvia y alcohol.

Sobre este sofá
de besos inclinados,
equilibramos la precariedad
de un amor,
que no fue amor,
sino ilusión mal habida
y locura estival.

Sobre este sofá
de terminaciones falsas,
me deslumbró tu imagen
de Ícaro fugitivo,
hasta dejarme ciega.

Sobre este sofá
de hilvanes descosidos,
tumbé mis derrotas
de treintañera loca
y envejecí cien años.

Sobre este sofá
de amaneceres rotos,
tejí bufandas
para olvidar,
y me desangré sin ti.

Adormecida,
a la espera de nada.
Deshabitada,
a la orilla de todo.

Amortajada,
sobre el sillón de la vida.
Haciendo arcadas
sobre el sillón de la muerte.

León Darío Gil Ramírez, de Colombia

 

   Poema enviado por León Darío Gil Ramírez, de Manizales, departamento de Caldas, Colombia.

   Participa de la realización del blog Babelia y publica textos en este espacio:

   http://elmalpensante.com/articulo/3687/montar_en_columpio_me_hermana_con_el_vuelo

 

 

   La eñe
 
Por su canto
Eso se cree ella, pero ñarrea, gruñe y refunfuña
Y por otras cosas
La más presumida de todas es la eñe
 
Está convencida que lleva sobre su lomo el jironcito de una ola
La forma lujuriosa de un saxofón incompleto
O el reminiscente escorzo de un delfín enamorado
 
Qué va, no es más que la ñapa de un renacuajo ñurido y sin cabeza

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.