• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Espacio Abierto

Rubén A. Martinetto, desde Chile (II)

 

   Poemas enviados por Rubén A. Martinetto, argentino residente en Santiago de Chile, quien tiene publicados los libros “Memoria Encallada”, en 2015, e “Inventario de Cielorraso”, en 2016. Martinetto espera la publicación de su siguiente obra, “Mismidad”.

 

   Levedad


lo que dura todo
un batir de alfanjes
antes que el silencio
irremediable
marque su finitud
de sombra
mímesis
ser y desaparecer
tan sólo ese soplo
para detenerse
a contemplar
lo que hubo de suceder
en algún lugar
donde nacía
y también moría
un fantasma
de aire envenenado,
una voz
apenas distinguida,
un silencio
apenas alterado, 
un espacio
apenas ocupado

 

   tic-tac / tic-tac

en algún lugar 
del paraíso aquel
un tiempo de entretela
contorsionado entre los enseres
como de un saltimbanco
anuncia que ha cesado
de alumbrar
su reloj de estrellas
mudó su entelequia
donde otro cielorraso
para solemnizar
su bien más preciado:
tic tac / tic tac

¿dónde se halla mi nuevo huésped? 

 

   máscara matinal

a las primeras claridades
mi lucecilla nocturna
sublima una huella 
de labios en empréstito
como crisálida aprehendida
por el tiempo sin refugio
de ángeles redentores 
de suerte que al vacío le cuesta
llegar tan dentro...
inagotablemente paradojal
encasqueta sus besos 
en la aurora
toda ella escondida 
en las tempestades de un adiós
en la finitud de una noche 
en la grisura de los pájaros
que alzan vuelo

Eliany Fernández, de Venezuela

   Poema enviado por Eliany Fernández, de Valera, estado Trujillo, Venezuela.

   Ella está presente en Twitter, en la cuenta @BAKENEKA

 

   Edad y sol


todos fuimos aurora
en principio
primigenios
cultivo de hormonas
infancia de campos líquidos

en adolescencia
austros
impulsivos
de sur lejanos
a trópicos encendidos
como llamaradas
como ardor divino

y ¡Henos aquí reunidos!
adultos
aduncos algunos
con el sol al hombro
cargando el peso del sudor
y del tiempo
que es luz
que fue calor
y que como el astro
que surcó el cielo
moriremos
al final del azul
adustos

Más Artículos...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.