• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Jasmín Cacheux, de México

   Poema enviado por Jasmín Cacheux, de Cuernavaca, México. Jasmín publica textos propios en http://jazzcacheux.blogspot.mx/

   Asimimismo, está en Twitter, en la cuenta: @jazzczcx

 

   Me duele mi padre

Me duele mi padre, 
me duele como una quemadura al rostro, 
como la voz entrecortada en cuatro partes: 
ella, él, sus hijos. 

Me duele mi padre por la dirección del mundo, 
el poder sin freno, el poder absoluto, 
la sangre que lava el rostro y no se aturde. 

Me duele como la costumbre de ahogarme en el vaso, 
mientras alguien grita afuera, 
detrás del vidrio. 

Pienso en su ceguera –que es la mía-, 
aprieto su nombre y repito: 
“…este infierno va a pasar, 
ding, dong, dang, 
este infierno va a pasar 
ding, dong, dang.”

Me duele mi padre y sus miedos, 
sé que son los míos, no hay sacrificios. 

A veces, por la madrugada, despierto incómoda 
por saber que está por ahí, en ninguna parte, 
que su nombre repito y en su nombre canto, 
que son sus palabras no-heredadas 
las que me agrietan el camino, 
las que posibilitan mi destino. 

Me duele mi padre, ese niño inquieto, 
esa sangre yerma en mi cuerpo adulto, 
en mi vida a solas. 

Sí, a mí me duele mi padre 
que no contó historias nocturnas, 
que no abrazó mi cuerpo, el de ellos; 
que no sostuvo mi mano temblorosa 
en la primera mitad de mi vida 
frente a un cuaderno, frente a un lienzo; 
me duele mi padre con sus batallas perdidas, 
con mis cuantiosas pérdidas; 
me duelo más aún sin él, 
sin sus manos que atraparan la ventana del vacío, 
de lo próximo y terrible, 
de lo tibio, lo bendito. 

Me duele mi padre que no me habló de Dios ni del Diablo, 
que no encontró en mi voz la presencia de un ángel, 
que no encontró victoria en mí, 
que no cubrió conmigo su guerra perdida. 

Me duele mi padre como yo no podré dolerle a nadie; 
me duele él y yo, 
y todos los hijos de mis hijos, 
que no existen y no vendrán; 
me duelen también, porque no tendrán mi dolor. 


Me duele él y yo, 
y todos los seres que no encuentran 
la mitad de su andar en el rostro, 
que no les cobija el apellido, 
que no corresponden a este tiempo; 
me duelo yo y mi padre, con la blasfemia 
que cobija mi nombre, 
ése que no crea estirpe, 
ése, del que nadie hablará cuando haya muerto. 
A mí, me duele el silencio, 
este silencio que parte, 
esta otredad cansada 
esta sed que rasga, 
esta poca fe por el mañana. 
Sí, a mí me duele mi padre.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.