• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Guido Torre Gannoun, de Honduras

Poema enviado por Guido Torre Gannoun, de San Pedro Sula, Honduras.

Guido está en Twitter: @Guido_Torre

El Valle de los cuervos

Vaya que están ciegos, programados para abrirse paso entre sus multitudes.

Caminan, sonríen y saludan… mientras los críptidos “dioses del Yo” aguardan en los

adentros del inframundo de las mentes, con sus fauces goteando la espuma de la furia

irracional; donde su existencia conllevará, irremediablemente, a la destrucción.

En guaridas infernales donde heroicos cráneos ruedan sobre suelos empedrados;

y las alimañas, y la escoria y las heces, pasan unos sobre otros en frenética estampida,

van agarrándose a la vida para cesar su miedo, sin saber que lo que ven no es más que un reflejo;

reflejo de la vida misma, aferrada a sus espaldas, humillada y en silencio tras el desprecio

a la sabía de sus palabras.

Ha de callarse la razón que no es comprendida, cuando las palabras que no alcanzan,

ya consumidas, van esfumándose; confundiéndose con la niebla frívola.

Pero, no lo saben; solo caminan, sonríen y saludan.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.