• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Clarisa Tomás Campa, de Alicante

Poema de Clarisa Tomás Campa, de Alicante, España, tomado con su aval de su portal

http://clarisatomascampa.blogspot.com.es/

Clarisa está también en Twitter: @DMClarisa

Agua corriente

Hoy se terminaron las últimas reservas,

el odre vacío, las intenciones secas.

Volví la mirada a la pared aquella,

aquella que de niña me impedía salir,

fugarme al paraíso.

Las ventanas son tapias ajenas al consuelo,

lejanas al espacio donde nació mi vida.

Y tal vez nunca hubo luces en aquella mañana,

tal vez aún duermo en el seno materno,

tal vez estoy dormida...

La natural cascada de los delirios suena,

oigo voces de tierra, de árboles que sangran,

de avecillas sin plumas temblando en la hojarasca.

Caen a millares los sueños derribados,

como cometas viejos,

como planetas rotos,

como furia incendiaria que arrasa.

Vacío y sin promesas el estanque es un hueco,

ni la lluvia lo llena...

Los cisnes lo habitaron alguna vez dichosos,

y el loto dibujaba corazones al agua,

y el agua se movía y abría su boca dulce,

y el agua sonreía, el agua sin batallas.

Premura del silencio,

arrullo que no cantas,

palabra que no naces,

aliento que te callas...

¡Vuelve a mí!, color de la nacencia,

si entre tus lápices alguna vez estuve:

píntame sonrisas y una boca rosada.

¡Vuelve a mí!, aroma prístino del latido,

alentador misterio que hizo brotar mi sangre.

¡Vuelve a mí!, atisbo de la dicha del suspiro,

dulzura de caléndula,

enebro entre el espino,

edelweiss de las nieves:

¡ponedme aquel vestido!.

Engarzad mi frente

con pétalos sin sombras;

mimbreras de la orilla,

chopos blancos del oeste,

besadme y acunadme,

entre aquellas aguas corrientes...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.