• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Amelia Gómez, de Bogotá

Poema enviado por Amelia Gómez, de Bogotá, quien publica sus textos en el blog http://versossinesencia.blogspot.com

Amelia está también en Twitter: @Ladyylazaruss

Los gritos de mi ciudad

Media noche,
mi ciudad no duerme
me espera ansiosa en la lejanía
mientras los vagones del tren
esperan pasajeros
con media vida por recorrer.

Y mi ciudad llora, grita, gime,
por un desesperado cadáver
con una hermosa sonrisa.

El regresar a mi ciudad,
con alma o sin ella,
pero regresar,
a los primeros vicios
y tormentas,
a esas huellas ancestrales
en la marea.
Volver, entre pantanos,
pero volver,
con el corazón hecho trizas
con la mente tranquila,
pero volver,
con los recuerdos intactos.

Mi ciudad,
media noche y no duerme,
jamás lo hace,
vive un espera
de dos mil años.
Yo juego al contar lágrimas
porque seguro
que a la dos mil lágrima
estaré reposando
en las raíces
de mi amada ciudad.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.