• @cenizalunatica
    La luna borra su forma y yo sigo buscando semejanzas
  • @karlisjar
    El viento es una armónica de mil tonos
  • @Suspiro_DeLuna
    Magia es que te sostengan unos brazos que jamás te han tocado
  • @Tu_Funamiento
    Me busqué en otras personas y en todas te encontré
  • @Innestesia
    Viajo por si me encuentro
  • @fumivora
    Aparento más mariposas de las que tengo
  • @letrasdemorado
    Ya no hacen el pasado como antes
  • @itzarbepoesia
    He guardado bajo mis párpados caminos de agua por los que volver al hogar de tu recuerdo
  • @AlejandroLanus
    Juego como un niño que no sabe morir
  • @leonbenIarregui
    Cada vez más insomnes y menos soñadores
  • @vforte
    la tristeza es la rabia parada bajo la lluvia
  • @Yennifercc
    El que vive a solas con la poesía anda descalzo porque no cree en las heridas

Margarita Ivo, de Santiago de Chile

Poema enviado por Margarita Ivo, de Santiago de Chile. Ella tiene un blog que está en proceso de actualización.

Ese hombre

Ese hombre
ha pasado tan cerca de mi corazón
temblor perfecto de hojas en otoño.

Tan cerca
que pude jugar con sus misterios
y develarlos
todos.

Cerca...
tan cerca
que el universo esperó la señal
para comenzar la ceremonia
el alba cristalizada
el secreto de la alquimia.

Todo está ahí.

Quieto...
mudo....
ni flor
ni mariposa
ni sol
ni lluvia

y de la abeja sólo el aguijón.
(En el amor)


Todo se esfumó en el hallazgo
y sólo resplandeció un nosotros.

Ese hombre
ha pasado tan cerca de mi corazón...

Tan cerca
que nos hemos conjugado
el amor y lo imposible
con la fuerza
de ancestrales verbos...

Es cierto...
el camino pudo contenernos
sin habernos presentido
ni él a mí
ni yo a él.

Pero,
(emboscada de la vida),
se volvió.
Nuestras miradas se cruzaron.
Hubo un ligero temblor
algo así,
como un ventisquero ardiente,
un principio de identidad,
breve,
fugaz,
un instante,
nada más.


Y no fue más que una
intensa alegría encontrarnos

(Quizás siga siendo amor en el olvido)

Y sin embargo...

Siento que alguna vez
y otra...
él y yo,
sin razones,
recordaremos el instante
en que nos rozamos la vida
apenas
así,
sin más.


Ese hombre
ha pasado tan cerca de mi corazón
y nadie
se enteró.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.