• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Margarita Ivo, de Santiago de Chile

Poema enviado por Margarita Ivo, de Santiago de Chile. Ella tiene un blog que está en proceso de actualización.

Ese hombre

Ese hombre
ha pasado tan cerca de mi corazón
temblor perfecto de hojas en otoño.

Tan cerca
que pude jugar con sus misterios
y develarlos
todos.

Cerca...
tan cerca
que el universo esperó la señal
para comenzar la ceremonia
el alba cristalizada
el secreto de la alquimia.

Todo está ahí.

Quieto...
mudo....
ni flor
ni mariposa
ni sol
ni lluvia

y de la abeja sólo el aguijón.
(En el amor)


Todo se esfumó en el hallazgo
y sólo resplandeció un nosotros.

Ese hombre
ha pasado tan cerca de mi corazón...

Tan cerca
que nos hemos conjugado
el amor y lo imposible
con la fuerza
de ancestrales verbos...

Es cierto...
el camino pudo contenernos
sin habernos presentido
ni él a mí
ni yo a él.

Pero,
(emboscada de la vida),
se volvió.
Nuestras miradas se cruzaron.
Hubo un ligero temblor
algo así,
como un ventisquero ardiente,
un principio de identidad,
breve,
fugaz,
un instante,
nada más.


Y no fue más que una
intensa alegría encontrarnos

(Quizás siga siendo amor en el olvido)

Y sin embargo...

Siento que alguna vez
y otra...
él y yo,
sin razones,
recordaremos el instante
en que nos rozamos la vida
apenas
así,
sin más.


Ese hombre
ha pasado tan cerca de mi corazón
y nadie
se enteró.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.