• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Yuliett Echeverría, de Mérida, Yucatán

Poema de Yuliett Echeverría, de Mérida, Yucatán, tomado de su blog dandelionw1.tumblr.com.

Yuliett está también en Twitter: @DiablaGuardian

Soledad

"Pero hace tanta soledad que las palabras se suicidan"

Llegan e invaden.
se vierten hambrientas a la sangre.
Huelen a miseria,
carencias y
llanto.

Alimento el miedo,
lo sostengo en mis manos,
la soledad se abraza al recuerdo, me visitan
como leones en el desierto de mi cuerpo
entran abriendo mi desdicha.

Llegan e invaden
incendian la edad del sueño infante.
Un adiós en mi vida.
Tú te abrazas a mi sonrisa,
que sólo se halla a sí misma
porque no le pertenece a nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
los amarillos tiñen mi día,
abres el cofre de mis sueños
y tu voz es más rica que la noche.

La soledad baila un tango de palabras,
inesperadas saltan a su muerte en hojas amarillas,
le sonrío a mi miedo que me mira
con los ojos de un niño que no comprende.

Te dejo ir y me voy contigo,
ato la sonrisa a tus manos vacilantes,
a tu voz que se apagó en una tarde opalescente.
Comienzo tu historia en la nada,
en el poema que no captura lo que eres,
en la desdicha de oler el tabaco del recuerdo.

Tú lloras y son mis ojos los que vierten mar,
un bosque de tristezas se mueve desde adentro,
sus hojas bailan con el tacto de tus palabras,
entonces me encuentro sentada llorando
en el abrazo de un recuerdo.

Te quiero abuelo.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.