• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Vanessa Cordero Duque, de Extremadura, España

Poema enviado por Vanessa Cordero Duque, de Montijo, Badajoz, Extremadura, España. Vanessa publica en su portal, www.vanessacordero.com. Está también en Twitter: @vanessa_ddm

Donde yo no llego… del aire

Humo, solo encuentro humo en mis recuerdos,
la llama quemada de una ansiedad descansada,
del aire, yo sé de sobras que eres del aire.
Y que te prende, te sujeta, te alza, te desvela,
del aire tus labios breves, tus noches blancas, tus desvaríos,
del aire tus ausencias, tus veinte besos perdidos,
y en las arenas de mi mar te acercas,
siempre te alejas y nunca te vas.

No llena tu cuerpo el amplio hueco de mis manos vacías,
mi río la saliva de tu boca, la gloria, mi desafío,
sueño de mil noches en vela, esperanza muerta.


Observa silencioso, mudo, sereno, mis letras,
hace años que lo dulce de la vida
son tiernos pellizcos de nada,
hace tiempo que me conformo
con mirar al mundo de reojo,
y que no me devuelva la bruma
de sus agrios desplantes,
del aire lo tímido de tu sombra,
del aire los alfombrados caminos de tu vientre.


Te abrazo entre piedras que golpean mi sangre,
es incansable tu recuerdo, me agoto, me canso de mi,
sabes a amor, a licor, sabes a vida, a respirar,
suenas en los acordes de mis mañanas,
en mis ansias de ti, en mi hambre amarga,
del aire....solamente eres del aire.


Yo preferiría tomarte a cucharadas, lentamente,
sin desperdiciar nada,
saborear tus rencores, las medias tintas de tus olores,
beberte despacito, llenarme de ti el alma,
todos y cada uno de mis dormidos rincones,
yo quisiera que florecieras con la misma intensidad
que hoy florece en mi pecho tanta tristeza,
tanta y tan inagotable soledad,
pero es inútil...mas es inútil vivir...
y sentir la brisa...y sentirte lejos,
respirar la ruina de mis huesos mojados,
y escuchar lo que no hablas,
y admirar todo lo bello que sé que callas,
fumarme tus lagrimas que se rompen en mi,
y volver a encontrar lo que nunca huyo de ti,
nuevos cielos, nuevas lunas, eternos meses de abril,
bailarte en los pétalos de tus parpadeos,
y derretir las laminas de hielo de mi acariciar,
lo sé, siempre lo supe, es un rumor, un destino semidesnudo,
no existirá jamás un invierno tan largo sobre mí,
del aire....siempre lo supe...eres del aire...
y en sus suaves contoneos él destruye mi secreto,
del aire..ni mío ni de nadie...
pero yo creo en ti...eres...existes en mi...
eso me basta, eso me calma,
del aire...de su eco vacilante,
de los escalofríos cobardes de mi ingenuidad,
de los giros convalecientes de tu ausencia maldita,
del aire tu cuerpo, mi ansiada medalla,
siempre sumiso...siempre valiente...
del aire mi amado...siempre del aire...

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.