• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Bárbara García Hoyo, de México

Dos poemas de Bárbara García Hoyo, de México, tomados con su acuerdo de su blog, barbarahoyo.blogspot.com.mx.

Bárbara está también en Twitter: @barbarahoyo

Solamente no hay compañía

Ese momento del cual nadie escapa.

Que llega a diferentes edades y se queda por tiempo indefinido

Que puede pasar desapercibido o puede dejar cicatrices importantes.

Que se ve todos los días, bailando en un escenario sin público.

Que se huele en la comida que hace la abuela, mientras te quitan las muelas del juicio.

Que se toca en la piel que te gusta, la más ajena.

Que se oye en los acordes que se pierden en el silencio.

La soledad sabe disfrutar de la compañía.

La soledad nunca es constante, le gusta ir y venir, mover el cuerpo.

La soledad no da ilusiones de libre albedrío.

La soledad te platica, te ríe, te cuida. La soledad es la crueldad más íntima.

La sol/edad le pone color a los días.

Recibirla con respeto

Enfrentarla con todo el cuerpo.

Tener la voluntad de vivir con ella.

Y después saberle decir adiós.

México

Merced pedimos! Y
Éxodos y éxodos y éxodos de miseria.
Xilófonos tocando nuestro himno... siempre al grito de guerra.
Indígenas luchando con hambre en las venas.
Comenzar a creer como estrategia
O morir desangrados como condena.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.