• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Anabel Aguilar, de Argentina

   Poema enviado por Anabel Aguilar, de Centenario, provincia de Neuquén, Argentina.

   La autora está presente en instagram, en la cuenta @escritora_ana

 

   El poeta, la pluma, la palabra

El poeta huye.
Se esconde entre las palabras.
La pluma se desvanece en el aire
Las palabras se convierten en polvo.
Las hojas flotan esperpénticamente
El poeta se esconde de sí.
La pluma corre lejos a lugares desconocidos
Las palabras vuelan como aves emigratorias
El poeta se hace uno
La pluma se multiplica en miles
Las palabras se convierten en armas poderosas
El poeta se deshace fuera de la heladera
La pluma vuelve a su ave
Las palabras se plasman en el papel
El poeta esperpéntico se deshace
La pluma es plomo
Las palabras solo palabras

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.