• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

Poema inédito de Miguel Gaya

Rimbaud y los perros

 

Durante sus correrías por África

Arthur Rimbaud era asediado

por los perros.

Amarillos, feroces,

persistentes,

trotaban y gruñían

mezclándose en la sombra del poeta.

Reproduciéndose a dentelladas

famélicas.

 

Todas las mañanas Rimbaud

llenaba sus bolsillos de piedras afiladas

para mantener a raya a los perros

que palpitaban

por su carroña.

Lo que iba dejando a su paso

los alimentaba.

Ruinas y hombres oscuros

rajados a latigazos

de un idioma incomprensible.

 

Los perros de Rimbaud lo atormentaban.

A veces lo esperaban

echados en las galerías

y lamían sus manos.

Otras

con los pelos erizados

y las fauces rojas

lo acechaban encorvados

en la oscuridad.

Nunca supo qué le producía más terror.

 

Los vio en África.

Los procreó en Roche.

En Marsella lo alcanzaron

y les dio de comer su pierna.

 

Adiós les dijo

al expirar.

 

17/12/09

 

Miguel Gaya es argentino. En poesía, publicó "La vida secreta de los escarabajos de la playa", "Levanta contra el viento la cabeza oscura", "Colección Robin Hood", "Siluetas en la corriente del río", "Los poetas salvajes" y "Lo efímero y otros poemas inestables". Sus poemas fueron incluidos, además, en varias antologías. Como novelista, publicó "Contemplar ese animal sangriento" (Editorial Bruguera, España), obra que fue finalista del Premio Biblioteca Nacional 2007 (Buenos Aires).

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.