• @dianalefaz
    Son tantas las veces que no estamos aquí, donde pisamos
  • @Anadimeana
    Mi próxima línea viene con raíces de rosa del viento
  • @Xhuvia922:22
    Los sauces llorones mojan lo que resta de tu sombra
  • @LaPetit10
    El miedo es la distancia más larga
  • @cochambrossa
    Un corazón donde la nostalgia acomode su ingravidez
  • @Genrus
    Nada como el asedio de lo irreparable para mantener el corazón encendido y las velas desplegadas
  • @largabreve
    Todo el amor es una breve esperanza, una contención indebida, enajenadora
  • @SimoneBella7
    No tardes que el silencio arrecia, hoy solo basta con que insinúes un suspiro para volverme agua
  • @ReneValdesM
    La poesía saca lo mejor que no tenemos
  • @_Annai_
    Un don es una sombra liberada
  • @___Sputnik___
    Nadie verá el estante vacío
  • @entiyparati
    Poner el alma a las palabras y que respires de ellas

Renaud Bailet, desde Colombia

  

   Poema enviado por Renaud Baillet, francés residente en Medellín, Colombia. El poema pertenece al libro “Fisionomía de las Sombras” y la traducción es de la colombiana Valentina Macía Isaza.

   El autor publica textos en el espacio http://renaudbaillet.wix.com/poesia

 

   Errancia

 

De este cielo
No soy

Otra arcilla me concibió al mundo
Otro Dios llevó mi nombre

Sin embargo
Reconozco la voz de esta piedra
Y aquella del riachuelo
Aunque ambos
Se expresan en un alfabeto
Imperceptible para mi oído


Guiado por esos murmullos incesantes
Que a su paso el viento resucita
Buscando desentrañar un secreto
Por demasiado tiempo reservado
Continúo este camino
Que parece llevar
A ninguna fuente

"Anda"
Dicen con la voz impregnada
De una inefable euforia

"Anda
Que solo existe el camino
Por la huella de tus pasos"


"Anda
Que solo existe el paisaje por la presencia
Que le obsequia tu mirada"

La aurora se eterniza en el arenal
Siempre en la lejanía
Siempre demasiado lejana

Ella es el reflejo de mis deseos
Espejismo que desvanece
Cuando me acerco
Para resurgir de repente
Al rodear una montaña más alta


Solo para mí bailan
Esas nubes de arena
En la superficie del hemisferio

Como si los elementos
Animasen otra vez
Al espíritu que antaño
Habitaba aquellos polvorosos despojos
Y dejábame entrever
Los ritos y los cantos
De esos seres invisibles
Que el verbo
Ovidó

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.