• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Renaud Bailet, desde Colombia

  

   Poema enviado por Renaud Baillet, francés residente en Medellín, Colombia. El poema pertenece al libro “Fisionomía de las Sombras” y la traducción es de la colombiana Valentina Macía Isaza.

   El autor publica textos en el espacio http://renaudbaillet.wix.com/poesia

 

   Errancia

 

De este cielo
No soy

Otra arcilla me concibió al mundo
Otro Dios llevó mi nombre

Sin embargo
Reconozco la voz de esta piedra
Y aquella del riachuelo
Aunque ambos
Se expresan en un alfabeto
Imperceptible para mi oído


Guiado por esos murmullos incesantes
Que a su paso el viento resucita
Buscando desentrañar un secreto
Por demasiado tiempo reservado
Continúo este camino
Que parece llevar
A ninguna fuente

"Anda"
Dicen con la voz impregnada
De una inefable euforia

"Anda
Que solo existe el camino
Por la huella de tus pasos"


"Anda
Que solo existe el paisaje por la presencia
Que le obsequia tu mirada"

La aurora se eterniza en el arenal
Siempre en la lejanía
Siempre demasiado lejana

Ella es el reflejo de mis deseos
Espejismo que desvanece
Cuando me acerco
Para resurgir de repente
Al rodear una montaña más alta


Solo para mí bailan
Esas nubes de arena
En la superficie del hemisferio

Como si los elementos
Animasen otra vez
Al espíritu que antaño
Habitaba aquellos polvorosos despojos
Y dejábame entrever
Los ritos y los cantos
De esos seres invisibles
Que el verbo
Ovidó

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.