• @SalvadorTannis_
    Lo que sé se lo agradezco al silencio
  • @Innestesia
    Besas como si hubiéramos leído los mismos libros
  • @karlisjar
    ¿De cuántas sinfonías está hecho un aguacero?
  • @fumivora
    Después de la tormenta, un barquito de papel
  • @L0laM0ra
    A cierta distancia nos leemos más cerca
  • @DamaElegante_
    Es bueno tener sonrisas a punto, en la trastienda de los sueños rotos
  • @sweetcamelot
    Un alma inquebrantable se refleja en una dulce sonrisa
  • @noessineso
    Aunque lo imagino,/ lo sueño,/ ese atardecer/ juntos/ fue de otros
  • @jfsounds
    Cual farol quemar/ Las corazas de papel/ Desde adentro
  • @loretosesma
    Porque escribo mejor desde mi herida pero sonrío mejor desde la cicatriz
  • @NegroPermanente
    Sigo anclado en la estación en donde nos dejamos los sueños
  • @Aline_RFagundes
    Probé de la pulpa nueva/ ¿pecaminoso jugo de la historia?/ para que la memoria/ se tejiera de gravedad

Ana Sofía Buriticá, de Colombia (III)

 

   Poema enviado por Ana Sofía Buriticá, de Medellín, Colombia.

   La autora publica en el espacio https://nadanuncanadie.wordpress.com/.

   También está presente en Twitter, en la cuenta @Phiaciel

 

Por un tiempo corto tuve dos almas,

una más dócil y silenciosa

la otra dominante e insegura de su antigüedad,

ambas amadas,

pero una ajena como el lejano océano

que flotó desde una estrella hasta mi cuerpo,

para darme y quitarme la esperanza de ser otra,

de llevar un rostro más genuino frente al mío.

Tuve dos almas

que danzaron entre Bach y la sal de mis ojos,

dos almas y un desprendimiento pesado como el metal,

sangriento como las barbaries del colono

y tan triste

que nada sobre esta tierra

podrá fundir sus partes separadas

en las mías.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.