• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Ana Sofía Buriticá, de Colombia (III)

 

   Poema enviado por Ana Sofía Buriticá, de Medellín, Colombia.

   La autora publica en el espacio https://nadanuncanadie.wordpress.com/.

   También está presente en Twitter, en la cuenta @Phiaciel

 

Por un tiempo corto tuve dos almas,

una más dócil y silenciosa

la otra dominante e insegura de su antigüedad,

ambas amadas,

pero una ajena como el lejano océano

que flotó desde una estrella hasta mi cuerpo,

para darme y quitarme la esperanza de ser otra,

de llevar un rostro más genuino frente al mío.

Tuve dos almas

que danzaron entre Bach y la sal de mis ojos,

dos almas y un desprendimiento pesado como el metal,

sangriento como las barbaries del colono

y tan triste

que nada sobre esta tierra

podrá fundir sus partes separadas

en las mías.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.