• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

George Reyes, de México

 

   Poema enviado por George Reyes, de Ciudad de México. El poema pertenece al libro inédito “Mañana”. Tiene dos libros publicados, “El azul de la tarde”, en 2015, y “Ese otro exilio”, en 2016, ambos en Santiago de Chile.

   El autor publica textos en su espacio en Facebook, en la dirección:

https://www.facebook.com/george.reyes.5203

   Asimismo, publica ensayos en esta espacio:

https://wordpress.com/post/georgereyesensayistica.wordpress.com

 

   Como fecunda tierra

 

          “Hoy desperté colorido, ¡porque vi una porción de cosas siempre y

                    nunca vistas! ¡Me gustó el movimiento de la vida! Y fue tan bonito

                    que te dediqué mi día”. Clarice Lispector.

 

Cansado de sentirme árbol con penacho en vigilia

mi tiempo se desborda en reloj;

vencer yo su tictac quería,

pausar en mí esos instantes

o disolver sus otras horas.

 

En el día el sol descansa, en este valle,

el amor se duerme en el color de cada noche;

hay solo un "hall" de tallos convulsos en que colgar mi sueño.

 

No soy ya como la espuma que el agua la humilla y la resbala

ni se ha vuelto mi alma llanto de la tarde.

¿En qué se ha vuelto ese lado de mi rosa?

¡Fecunda tierra en que mi voz pasea

en cada víspera de tu mañana!

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.