• @xaviermaples
    crepúsculo: el grito del viento se dobla penetrado ya por el silencio
  • @martamj32
    Para penitencia, no cometer el pecado
  • @La__Ella
    Dejaría todo cuanto he perdido por alcanzar lo que me falta por perder
  • @ellemiroir
    Más que saber dónde brotar, saber cómo enraizarse
  • @PinaDuncan
    Todo riesgo esconde, al menos, un aprendizaje y una belleza
  • @soniamude
    Se hizo piel de mis desnudos
  • @LunaPara2
    Hay lugares de donde salgo vestida de nostalgia y con la brújula rota
  • @_vaniailed7
    Es época de repartirnos el frío entre las miradas
  • @ireneparrita
    Leer con los dedos tu piel encendida hasta quemarme
  • @VersoFinito
    Te quiero/ desnuda de palabras/ vestida de silencio/ en la alta pena de mi aliento
  • @danielatome
    Bajar las luces, soplar la música y desvanecerme, suave, como las horas
  • @stainfed
    A pleno sol recorrer los pasos del tiempo

George Reyes, de México

 

   Poema enviado por George Reyes, de Ciudad de México. El poema pertenece al libro inédito “Mañana”. Tiene dos libros publicados, “El azul de la tarde”, en 2015, y “Ese otro exilio”, en 2016, ambos en Santiago de Chile.

   El autor publica textos en su espacio en Facebook, en la dirección:

https://www.facebook.com/george.reyes.5203

   Asimismo, publica ensayos en esta espacio:

https://wordpress.com/post/georgereyesensayistica.wordpress.com

 

   Como fecunda tierra

 

          “Hoy desperté colorido, ¡porque vi una porción de cosas siempre y

                    nunca vistas! ¡Me gustó el movimiento de la vida! Y fue tan bonito

                    que te dediqué mi día”. Clarice Lispector.

 

Cansado de sentirme árbol con penacho en vigilia

mi tiempo se desborda en reloj;

vencer yo su tictac quería,

pausar en mí esos instantes

o disolver sus otras horas.

 

En el día el sol descansa, en este valle,

el amor se duerme en el color de cada noche;

hay solo un "hall" de tallos convulsos en que colgar mi sueño.

 

No soy ya como la espuma que el agua la humilla y la resbala

ni se ha vuelto mi alma llanto de la tarde.

¿En qué se ha vuelto ese lado de mi rosa?

¡Fecunda tierra en que mi voz pasea

en cada víspera de tu mañana!

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.