• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Leonardo Alejandro Alfonzo, de Venezuela

   Poema enviado por Leonardo Alejandro Alfonzo, de El Tigre, Venezuela, quien suele publicar textos en http://newhive.com/leoalobien/profile/feed.

   También en Digopalabra: https://digopalabratxt.com/2015/07/28/una-vision-con-poco-mas-de-24-bits-por-leonardo-alejandro-alfonzo-venezuela-1994/

   El autor está presente en Twitter, en la cuenta @Bohemleo.

 

   El alimento más importante del día


Existe un portal donde yace el origen del amor,
es una de las travesías más peligrosas
con toda clase de criaturas y encantamientos.
Así decía el cartel en el cereal de maíz tostado,
sonreí un poco y empecé a desayunar
pero lo que más hubiera querido era aventurar.

La caja del cereal traía unas indicaciones
para armar una entrada segura
y la energía que mostraba era sagrada,
recordaba los intentos de felicidad
que terminan caducando como
enlatados de melocotón en almíbar.

Ese sitio tenía lo que esperaba
las amantes eran hermosas y llegaban en bandejas
frías como montañas o muy calientes
como orillas de lago, podía escoger
me acobardé a última hora con tanta perfección.
Como desaproveché la oportunidad
fui desterrado de allí y regresado
a la mesa de mi cocina, pero no sentado
sino como la mascota feliz en la portada de la caja
dando instrucciones para ir al mundo del amor.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.