• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Ulisses Sampedro Kyra, de Colombia

   Poemas enviados por Ulisses Sampedro Kyra, de Bogotá, Colombia, quien anuncia que prepara un libro titulado “El maldito rostro de dios”

  

   Autorretrato de un monstruo con diez años de experiencia

 

no se imagine más mi rostro

bello anónimo

(téngalo por seguro, usted es bello)

cierre su puño

póngalo frente a sus ojos entrecerrados

y golpéese con fuerza la nariz

(si no sangra, repita hasta lograrlo)

 

la sangre

ese soy yo

admirando su belleza y la de este mundo

siempre de paso

cálido hasta que la noche me arrope

hasta que mi huella se confunde

con el polvo

con el olvido

 

 

   Deudas de fin de siglo

 

Me preguntan por qué no creo en dios

y las respuestas

miles

se lanzan al cuello de los curiosos

no por hematófagas

sino por omnívoras

 

los sorprenden en la última sílaba

mientras piensan que dios es demasiado malo

con los que no han tenido ni la oportunidad de vivir

pero que su amor es infinito

porque nunca termina de empezar

 

 

   Amor de madre

 

la oí llorar tras la puerta desde siempre

 

mientras fingía dormir y ella me leía un cuento

cuando discutía con mi padre su desinterés

viendo las noticias del espectáculo

inventando una excusa nueva del porqué existía yo

cuando mi padre se iba para siempre

durante las celebraciones de fin de año

en cada uno de mis cumpleaños

cuando mi padre regresaba para siempre

hasta sus últimos días sintiendo la muerte cerca

 

he hecho llorar más a mi madre que el mundo entero

y todo tiende a empeorar

soy las lágrimas de mi madre

 

la oigo llorar a toda hora

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.