• @_marazi
    Yo ya me quedé contigo cuando ni estabas
  • @ciruelle
    Amar es ser verbo en todos los tiempos
  • @SIELALSOYYO
    No hay persona más peligrosa que la que no tiene sueños por cumplir
  • @DivinaOnix
    También lo imposible puede ser amado
  • @LunaPara2
    El que se va en silencio, lo ha dicho todo
  • @Ghouls99
    A veces acumulamos, densos y potentes, para arrasar en el siguiente desborde
  • @siete_verdes
    Es espesa, grumosa y fría. Llamémosla decepción
  • @JanoTwoFaces
    Dejad de ordenar caos y provocad alguno
  • @sammasathi
    Sueño, luego insisto
  • @TISHA77
    La poesía también es presagio
  • @juanita_amore
    Escribir porque el tiempo nos viene a leer
  • @z_zyanya88
    Quieta, la noche/ versa amores calmos,/ suspira en paz

Patty A., de México

   Texto poético de Patty A., de Acapulco, Guerrero, México, enviado a propósito de la serie de publicaciones de La Poesía Alcanza vinculadas con el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. La poeta está en Twitter, en la cuenta @TISHA77

 

   Ser mujer

Hoy necesito decir que ser mujer ya no es lo de antes, quedarse en un momento donde la sociedad marcaba y subrayaba cual era nuestro papel.

No, ya no es así, y no quiero hablar de la liberación femenina porque aunque en su momento ha sido importante los tiempos de hoy ya tienen otro sabor.

Hoy somos mujeres que crecemos sin esa propiedad de estereotipo marcado a través de la historia.

Sentirme mujer me lleva a todas partes, la naturaleza habla conmigo, voy de la mano del viento, soy libre, pensante.

Contemplo el mundo en todos los silencios, en las estrellas, en las veces que he sido amante, novia, quimera, el deseo de algún poema por morder mi historia.

Ser mujer es pertenecer sin ser propiedad, es danzar al unísono de la vida que se muestra en cada esquina en los retos y tribulaciones adquiridas.

Sentirme mujer es excitante, es volar dentro de mi misma, vestirme de encajes, de sedas, desenredar mis miedos, liberarme.

Soy mujer de aromas y letras, escribo para declarar mis quimeras, despertar desde mis metáforas a los sueños que me hacen ser la certeza de un mundo mayor a mi.

Gozo a plenitud mi esencia, los orgasmos son emblema, bebo el fuego del arte, miro el beso que nace del amor y duermo en las gotas del mar interno que nace del origen en mi ser.

Respiro los momentos que se llevan mi nombre, amo por todo lo que se agradece aún sin tener una prueba de lo existente entre el destino y la certeza de la vida frente a mi misma.

Me siento tan mujer al despertar y sentir la humedad de mi existencia después de haber sido tocada por la noche de caricias en mis sueños.

Hoy ser mujer es elevarse y caminar descalza entre cristales rotos y amanecer intacta por el valor de esa fortaleza que te hace continuar.

Huelo a mujer y el sabor que tengo es íntimamente el mismo del viento de Dios que habita mis instantes, mi voz y los silencios en mi habitación.

Ser mujer es mirarme al espejo y ver en el reflejo que soy más de lo que veo, que soy la que por dentro estalla en mares, ríos, que soy calles, pueblos y ciudades donde mi amor es infinito.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.