• @Primvers
    A veces yo también les llevo flores a mis cicatrices
  • @carolineberl
    Lo que me gusta del tiempo es que todo lo cura con personas
  • @UlisesKaufman
    Cuando seamos invisibles, recordaremos la belleza del gris
  • @canocs19
    Canta la tristeza/ sus secretas sílabas/ en la música azul/ de la tarde quieta
  • @vidoq66
    Soy un fantasma triste en el cementerio de almas que es la ciudad
  • @marga_canseco_r
    Vendemos al mundo para comprar fuego, nuestro camino iluminado por hombres en llamas
  • @Tu_Infortunio
    Te espero después de la última vez
  • @esthercbrls
    Me asusta la mujer que me contempla desde el espejo
  • @osorio_jl
    La piel es la superficie del mar que te asola
  • @Desbalagada
    Qué puedo decir que no hayas leído
  • @Tayler_burdel
    Toda locura merece un gran amor
  • @nuberrante
    Escribir es soñar con precisión

Arely Sánchez, de El Salvador

   Poemas enviados por Arely Sánchez, de San Salvador. La autora publica textos en el espacio http://elinsomniodelaluna.blogspot.com/. Asimismo, está presente en Twitter, en la cuenta @GIRALUNAAS.

 

   Y serás una flor

Un día morí como nací
en el júbilo de unas caderas estremecidas
me amé cuando amé
qué sé yo cuantas cervezas me bebí
esperando matar el despecho o el aburrimiento
qué sé yo cuantos besos me perdí
por no haber llegado a la esquina cansada de seguir
Un día llegó a mi guarida un colibrí
le amé cuando pronunció mi nombre
sin detener su eterno baile
Un día resucité de amor
ese que fue incapaz de matarme
llenó el cántaro de flores para beberlas
yo también merezco el amor
ese al que no me arrodille jamás
dicen que llega y se va
y se va cuando apenas llega
como el colibrí inquieto de la otra noche
cuentan que pronuncia el nombre completito
como ese colibrí bailarín de la otra vez
pica la flor y se lleva la miel
para regarla por ahí
una de esas florecerá lejos de aquí
por ahí anda mi flor o mi miel
echando raíces lejos de aquí
que adorne pues
que tenga buen olor y lo esparza por ahí
y que un día cualquiera llegue un colibrí
contorneando
le bese,
le lama,
le chupe
y se lleve con sigo su miel y la riegue por ahí
Un día viví como morí
soñando que la miel dará frutos
y su fruto será una flor...
¿Cuánto puede durar una flor?
qué sé yo cuántas cervezas me bebí a salud de un colibrí
por amor o desamor
ese que merece una flor...

Yo soy una flor

 

   Que suelten a los pájaros

Así canto para mí con el eco de la lluvia en la ventana
miel en las milpas secas
y la fiesta de las ranas en los charcos
que no callan cuando yo guardo cobarde silencio
llegó la noche un paso corto después del día cansado de falacia...
el pan de cada día
respiro, respiro
así respiro el momento del saludo amado de la madre que no olvida
respiro y suspiro...
mi canto,
mi llanto,
el sueño despierta de a poquito agitando la rebeldía
añorando las ganas de alzar banderas por ahí tiradas
anhelado utopía
que suelten a los pájaros
enredados en verdades medias dichas atrapadas en mi pecho cada vez que
callo
ahora es el tiempo de soñar
aún no se acaba el día
¡llueve allá afuera carajo!
no sé si reír o llorar
mientras organizo de forma alfabética los anhelos
"Que suelten a los pájaros"
comienza con la "A" de sus alas siempre inquietas
que lo único que saben es volar
como mi locura...

Que suelten a los pájaros, es la primera tarea del día
que por fortuna mía todavía no acaba.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.