• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

Carlos Eduardo Silva, de Puerto Rico (III)

 

   Poemas enviados por Carlos Eduardo Silva, nacido en Ponce, Puerto Rico, en 1993. Fue ganador del Certamen de Poesía del periódico El Nuevo Día y del Certamen Literario de la Universidad Politécnica de Puerto Rico. En 2013 representó a Puerto Rico en el Certamen Nuevas Voces de PEN International. Recientemente, fue galardonado con el Premio de Poesía del Ateneo Puertorriqueño. Edita el blog Generación Jípster (generacionjipster.weebly.com).

 

 

   Mi jeva y yo

 

                                                "Hoy nos habitamos, mi jeva, la ciudad y yo"

                                                                                           - Gallego

 

   I

 

Hoy nos componemos

de lo que fue un apartamento

casi casi a la orilla del mar, 

entre un montón de pilas de cemento

y hoyos interminables

que nos hacían abrazarnos

cada vez un poco

más intensamente.

 

Nos habitamos el uno al otro

porque en el recuerdo

y en el piso de loseta que afirmamos hoy

hay muchas gotas de la misma luz

que forman un mapa

de lo que nunca fue un destierro

sino un vuelo circular por la brea.

 

Y nos vamos dando cuenta

de que no son los postes ni las maromas

sino ese mirarnos a los ojos

lo que compone esta ciudad que creemos conocer.

 

 

   II

 

Mi jeva y yo nos quedábamos

dormidos

mientras intentábamos

ver Netflix en las noches

en que debimos

estar estudiando.

Suspirábamos la terraza un rato

como si fuéramos a quedarnos

fumando,

mirando las luces de las montañas

porque las de la ciudad

no cruzaban

tantas casas.

 

Nos creíamos un rato

que el mar se asomaba

a las barandas de madera

y después de varios bostezos

nos acostábamos

y nos perdíamos las películas.

 

La ciudad siempre estaba mirándonos.

 

El mar se escuchaba si apagábamos el aire.

 

Seguimos durmiendo y apenas nos dimos cuenta.

 

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.